Las Provincias

Valencia no tiene una normativa que regule qué hacer con las cenizas de los difuntos

Inscripciones en memoria a difuntos situadas en la bocana del puerto, en la Marina Real. :: lp
Inscripciones en memoria a difuntos situadas en la bocana del puerto, en la Marina Real. :: lp
  • La Marina Real consultará con el Ayuntamiento y Costas cómo actuar para evitar el depósito de restos y si procede poner carteles de prohibición

El Ayuntamiento de Valencia cuenta con dos columbarios en el Cementerio General para depositar las cenizas de los fallecidos, pero no hay una ordenanza específica para la ciudad donde se regule qué hacer con las cenizas de los difuntos una vez se entrega la urna a los familiares. Es decir, el Consistorio facilita dos depósitos para depositarlas, pero no hay una normativa que incluya prohibiciones.

El Consistorio se guía por una reglamentación aprobada por el Consell, pero no hay una normativa municipal donde se haya abordado de pleno este tema, a pesar de que en el cap i casal, las familias de los fallecidos optan en más de la mitad de los casos, concretamente un 54%, por la incineración.

Esta situación ha comenzado a generar dudas, puesto que en un lugar tan emblemático de la ciudad como la Marina Real se ha detectado, tal y como publicó ayer LAS PROVINCIAS, un improvisado 'camposanto junto al mar', es decir, una zona punto donde la gente lanza al mar la ceniza de los seres queridos.

Junto a la bocana del puerto de Valencia, justo por donde entran las pequeñas embarcaciones a la dársena, hay un muro de hormigón donde se pueden leer inscripciones, a modo de lápida, donde los familiares dejan escritos mensajes a sus difuntos e incluso ayer había algún ramo de flores depositado a modo de recuerdo.

Desde la Marina Real, el director general del Consorcio Valencia 2007, Vicent Llorens, explicó que no tienen regulada esta actividad en la zona e indicó que tenían que consultar con el Ayuntamiento de Valencia, el Puerto y Costas cómo debían de proceder.

A la pregunta de si pondrán carteles de prohibición de lanzar cenizas, del igual modo que tienen letreros donde recuerdan que no se puede pescar en el espigón, Llorens comenta que la situación les ha pillado por sorpresa «y tendremos que reunirnos para valorar el tema, en caso de que se produzca de forma reiterativa. No tenemos un procedimiento de cómo actuar en estos casos y estudiaremos si hay que poner o no carteles».

En cuanto a las inscripciones, indicó que a medio plazo se borrarán, «la cuestión es que es un tema delicado porque estamos hablando de sentimientos y emociones», por lo que no concretó plazos.

Desde la concejalía de Cementerios explicaron que se rigen por un decreto del Consell que aprobó una modificación de la reglamentación de las prácticas de policía sanitaria mortuario que afecta a toda la Comunitat Valenciana.

En esta reglamentación se apunta que el transporte de las urnas de cenizas «o su depósito posterior, no están sujetos a ninguna exigencia de tipo sanitario, pudiendo ser depositadas en lugar habilitado al efecto en los cementerios o esparcidas al aire libre». Eso sí, esta reglamentación incluye los siguientes matices: «Con la excepción de la vía pública y de más lugares donde exista una restricción específica».

Desde demarcación de Costas explicaron que tienen constancia de una empresa con embarcaciones que ofrece el servicio de lanzar las cenizas a alta mar, que sí tiene autorización, pero desconocían que se estuvieran lanzando cenizas en la zona del espigón. En este sentido, indicaron que no hay una zona habilitada para tirar las cenizas, pero tampoco una prohibición expresa.

Esta polémica surge precisamente días después de que el Vaticano hiciera pública la prohibición de esparcir las cenizas de los difuntos en espacios abiertos o de guardarlas en casa. Esta decisión se incluye en la instrucción 'Ad resurgendum cum Christo'. Se trata de un documento que viene a ocupar el vacío que existía en este campo y que preocupaba a los episcopados.