Las Provincias

El Ayuntamiento actuará en tres fincas ocupadas y llenas de ratas en Orriols

  • La Policía Local da parte a Patrimonio para averiguar de quién son los pisos y a Servicios Sociales para escolarizar a los menores

valencia. La Policía Local ha iniciado una actuación para evitar la venta de droga, ocupación ilegal de viviendas y problemas sanitarios en tres fincas de Orriols situadas en San Juan de la Peña y San Juan Bosco.

La concejal de la Policía Local, Anaïs Menguzzato, explicó que ayer mismo tuvo una reunión con técnicos de diversas concejalías en el centro municipal de Servicios Sociales Salvador Allende para atajar este problema del barrio de Orriols de forma coordinada.

Menguzzato explicó que estas viviendas están ocupadas mayoritariamente por familias de etnia gitana «y hemos conseguido implicar a concejalías como la de Patrimonio, Sanidad y Servicios Sociales para intervenir conjuntamente».

Según dijo, Patrimonio tiene que averiguar de quién es la propiedad de las casas ocupadas, para poder pedir responsabilidades. También van a actuar los trabajadores de Servicios Sociales para conseguir la escolarización de los menores y para impulsar la reinserción laboral de estas familias.

Además, también participará el área de Sanidad y, de hecho, la concejal de Policía Local, indicó que la Policía ya les ha remitido un informe de la situación, «porque la sanidad brilla por su ausencia. Hay zonas comunes de estos edificios ocupados muy degradadas e incluso con ratas». Por eso, indicó que intervendrá Sanidad y Limpieza.

La edil explicó que hace dos semanas también actuó la Policía Nacional en esta zona de Orriols, tras ser requerida por la Policía Local, ya que se había detectado la venta de droga.

Desde el punto de vista social, añadió que en el centro municipal Salvador Allende «se va a incorporar una trabajadora social y retomará la visita a la zona para escolarizar a los menores y también hablar con las familias».

Menguzzato argumentó que van a dar todos estos pasos, «y en 10 días, una vez sepamos quiénes son los dueños, seguiremos actuando».

Esta intervención ha sido demandada durante meses por los vecinos de Orriols, ya que advertían que era imposible mantener una convivencia normal en el barrio.

Otro de los puntos de la ciudad donde tienen pendiente intervenir de forma integral es en el Cabanyal. Según comentó Menguzzato, el alcalde, Joan Ribó, ha solicitado en varias ocasiones reuniones con la delegación del Gobierno para abordar los problemas de convivencia y ruido nocturno en la calle. Ayer mismo la alcaldía y la delegación del Gobierno cuadraron la agenda. La reunión se producirá el día 16 en la sede de la delegación del Gobierno.

La nueva concejal municipal anunció ayer también que, a partir de la semana que viene, la Policía Local hará una ronda de reuniones con distintas asociaciones de vecinos para ver los problemas de los barrios. «Vamos a buscar soluciones a los distintos problemas que pueda haber en una zona como botellón, terrazas o exceso de excrementos, entre otras cosas. Según las necesidades se invitará a participar a las distintas concejalías del Ayuntamiento para tratar estos asuntos de una forma amplia».

Menguzzato apuntó también que quieren intensificar la coordinación con la Policía Nacional «para compartir las responsabilidades ya que en casos como el Cabanyal hay muchos asuntos que serían competencia de la Seguridad del Estado». Añadió que «hay cierta tradición de que la Policía Local cargue a sus espaldas todos los temas, pero para transformar la realidad, hay que intervenir de forma transversal».