Las Provincias

El tripartito desbloquea las cuentas de 2017 y fija 70 millones para inversiones

El concejal Ramón Vilar, en un pleno municipal. :: irene marsilla
El concejal Ramón Vilar, en un pleno municipal. :: irene marsilla
  • Las concejalías de Comercio y Economía reciben más dinero para tramitar los programas de ayudas a las tiendas por la subida del IBI

A falta de los ajustes mínimos de última hora, y que serán de perfil técnico, el Ayuntamiento de Valencia ya tiene cerrado el presupuesto para el próximo año, por lo que las cuentas ya están preparadas para pasar el trámite del pleno municipal del mes de noviembre tras superar el bloqueo generado por las discrepancias en el seno del tripartito.

Así lo confirmó ayer el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, que desveló que será el martes 8 cuando, junto con el alcalde, Joan Ribó, detalle los distintos capítulos y las principales cifras del cap i casal para 2017. Queda así superada la crisis surgida la semana pasada cuando, por segundo año consecutivo, València en Comú rechazaba aprobar las cuentas de las empresas municipales (cuyos consejos de administración tendrían que haberse celebrado entonces y se pospusieron para esta semana) hasta tener la oportunidad de «estudiar y analizar» el documento principal, es decir, los números del Ayuntamiento para el próximo año.

Si el ejercicio pasado la petición se centró en más dinero para vivienda, en esta ocasión la formación que lidera Jordi Peris no tenía una reivindicación concreta más allá de la habitual en una negociación para lograr más inyección económica para las áreas que gestiona la marca blanca de Podemos en la ciudad.

Limadas las primeras fricciones en una reunión celebrada el viernes, ayer mismo se levantaba el bloqueo en un encuentro entre el concejal de Hacienda y representantes de los tres partidos en el gobierno municipal. El visto bueno se traduce en que las inversiones alcanzarán los 70 millones, una cifra similar a la de este ejercicio, dado que la partida inicial se fijó en 64,71 millones y posteriormente se ha ido incrementando.

Según Vilar, «la asignación será prácticamente la misma en los dos años». Eso a pesar de que la previsión era que este capítulo se redujera hasta en diez millones debido a la carga financiera que se recupera el próximo ejercicio. También se confirma que el capítulo 1, dedicado a gasto de personal, contará con 18,5 millones para las nuevas contrataciones y el convenio colectivo.

Promoción de comercios

Respecto a las anunciadas ayudas para el comercio, destinadas a compensar el mantenimiento de la subida del IBI que entró en vigor este ejercicio, el responsable de las arcas municipales avanzó que serán las concejalías de Comercio (Compromís) y de Desarrollo Económico (PSPV) las encargadas de gestionarlas. Así, el departamento de Carlos Galiana verá triplicar la partida destinada a la promoción de comercios mientras que el área de Sandra Gómez tendrá un nuevo apartado: el de promoción de la economía urbana, que redundará directamente en los establecimientos del cap i casal.

Superado el escollo, la previsión es que las cuentas de las empresas municipales se aprueben en los consejos de mañana, como el de la EMT o la Fundación Deportiva.

El visto bueno coincidió con la denuncia que realizó ayer el portavoz del grupo municipal popular, Eusebio Monzó, quien criticó que a dos semanas de celebrarse el pleno donde se aprobará el presupuesto «seguimos sin saber nada de las cuentas que está preparando el tripartito para el próximo año».

Monzó se mostró expectante por el «enfrentamiento abierto» entre los partidos del tripartito para repartirse «las cuotas de poder», ya que, a su juicio, «tendrá como consecuencia que el presupuesto para 2017 esté desequilibrado y no atienda a todas la prioridades que hay en los barrios de la ciudad». Según Monzó, la reunión de coordinación que mantuvo el gobierno local en la casa forestal de El Saler el pasado septiembre «no ha servido para nada» porque «las disputas internas y la división en el tripartito son cada vez más evidentes».