Las Provincias

Terminan las obras de reparación de la zona de fosas del camposanto del Cabanyal

  • El Ayuntamiento también ha finalizado trabajos de pavimentación y un nuevo osario en el General

Coincidiendo con la celebración de Todos los Santos, el Ayuntamiento de Valencia ha finalizado varias actuaciones de mejora en distintos cementerios. Así, la Concejalía de Cementerios que dirige Pilar Soriano anunció ayer que han terminado las obras de reparación de las zonas de fosas del cementerio del Cabanyal. En concreto, se ha actuado en el área de la sección segunda donde hay enterradas alrededor de 600 personas y abarca 775 metros cuadrados.

El presupuesto para esta intervención ha rondado los 60.000 euros, según anunció el Consistorio el pasado febrero cuando se detectaron los desperfectos y se explicó a los vecinos en la junta de distrito del Marítimo

Según los datos facilitados por la concejalía, la actuación ha permitido reparar el desnivel que existía, ocasionado por los hundimientos del subsuelo y por el arrastre producido por las precipitaciones. Además, se han retirado las lápidas que, en muchos casos, se habían roto por los hundimientos y se ha nivelado el terreno.

También se ha extendido una capa de tierra vegetal fertilizada y se ha instalado una red de riego por aspersión; se ha plantado una pradera de césped para facilitar la retención de las tierras y evitar los arrastres por las lluvias, además de mejorar la estética de la zona. Por último, se han repuesto las lápidas con un modelo uniforme de mármol blanco para todas las tumbas (con unas dimensiones de 40 centímetros de ancho y 3,5 de alto) y se han sustituido los indicadores de fila y columna por losas de hormigón con información identificativa.

Junto al Cabanyal, la concejalía ha actuado en el cementerio General, donde se ha acabado de repavimentar diversas zonas del cementerio General. «Estos trabajos son permanentes a lo largo del año para evitar riesgos de caídas de las personas que visitan nuestros cementerios», explicó la edil.

Otra de las novedades en el principal camposanto de la ciudad es la construcción de un nuevo osario y de un segundo depósito subterráneo de cenizas para solucionar la situación de saturación que había en las instalaciones existentes, ubicadas en el llamado Jardín de los Recuerdos del camposanto.

Las obras comenzaron el pasado mes de marzo en la sección vigésima del cementerio General y su ejecución ha supuesto una inversión de 60.000 euros. Se ha realizado un depósito de hormigón armado con espacio para 2.000 urnas sobre el cual, en la superficie de la parcela, se ha habilitado un área ornamental con un buzón en la parte central para la introducción de las urnas.

La zona queda accesible mediante dos caminos desde las aceras. Durante la actuación, se ha aprovechado para remodelar el sistema de riego existente.