Las Provincias

Una plaga de galeruca del olmo afecta a los árboles de Santos Justo y Pastor

Los árboles de Santos Justo y Pastor junto al 140, ayer por la mañana. :: lp
Los árboles de Santos Justo y Pastor junto al 140, ayer por la mañana. :: lp
  • El Consistorio reconoce la situación y desde Parques y Jardines aseguran que están trabajando en controlar el problema

valencia. Con las ventanas cerradas. Así tienen que vivir los vecinos de la calle Santos Justo y Pastor, situada en el barrio de Ayora. El motivo no es el ruido de la calle, ni malos olores, ni fiestas descontroladas en locales de odio. El motivo es un pequeño insecto que se alimenta de las hojas de los olmos situados en la calle conocido como galeruca del olmo. Esta plaga, que según residentes de la zona se remonta a 2003, es muy molesta y entra en los pisos cercanos a los árboles, tal como han denunciado los vecinos en varias ocasiones.

El Ayuntamiento de Valencia y, concretamente, la concejalía de Parques y Jardines, confirmó a preguntas de LAS PROVINCIAS la existencia de esta plaga. Según fuentes de la regidoría que dirige Pilar Soriano, los técnicos son conscientes del problema que causa este coleóptero y están tratando los árboles y enfrentándose a la plaga. Sin embargo, lo cierto es que la galeruca del olmo es un insecto particularmente presente en este tipo de árboles. En otras ciudades, como Sevilla, la presencia de galerucas es la culpable de que buena parte de los olmos situados en las calles de la capital andaluza se queden sin hojas, según la Universidad de Sevilla. En esta ciudad se calcula que hay unas 1.500 galerucas.

Aunque la situación en Valencia no parece tan problemática, los vecinos de la calle Santos Justo y Pastor, sobre todo en las cercanías del instituto Sorolla, sí sufren las consecuencias de tener olmos cerca de sus pisos. «Se meten en los pisos y es muy desagradable», asegura una vecina del barrio. Lo cierto es que la situación que se vive junto al instituto se reduce a este punto del barrio. En la cercana Músico Ginés también tienen ese problema, así como en otras calles de la zona universitaria como Manuel Peleguer, Emilio Gascó Contell y el parque Poeta Duran y Tortajada. Tanto es así que en 2014, el Departamento de Ecosistemas Agroforestales de la Universitat Politècnica de València y el Instituto Agroforestal Mediterráneo de la misma entidad, junto a FCC y al Ayuntamiento de Valencia, organizaron un estudio precisamente sobre la presencia de galeruca en la ciudad. Este estudio demostró que hay determinados insectos que actúan como depredadores naturales de la galeruca, como el pulgón, la cochinilla o determinados tipos de moscas parasitoides. El tratamiento químico también se utiliza para deshacerse de la galeruca y es especialmente efectivo cuando se aplica en el estado larvario del animal.

Otras plagas

La de galeruca del olmo no es la única plaga a la que se tienen que enfrentar de manera habitual los técnicos de la concejalía de Parques y Jardines y de las contratas que se encargan del mantenimiento de las zonas verdes. Los tratamientos contra el picudo rojo, que ataca las palmeras desde el centro del tronco y las pudre rápidamente, son constantes. De hecho, la anterior corporación decidió, en su momento, no plantar más palmeras debido al coste y lo complicado que resulta tratarlas contra el picudo.

Además, en 2014 los árboles de la avenida del Puerto, en concreto los ficus benjamines, se vieron invadidos por una plaga de cochinilla algodonosa, conocida popularmente como «algodoncillo» por la sustancia que segrega. Entonces los vecinos también protestaron y la concejalía de Parques y Jardines aseguró que lo que se veía en los árboles y caía sobre los viandantes eran restos de la campaña de fumigación.