Las Provincias

Zaidía, Marxalenes y Camins al Grau alertan de la presencia de ratas en los parques

  • Las quejas sobre la falta de limpieza en buena parte de la ciudad son prácticamente constantes

valencia. Vecinos de Zaidía, Marxalenes y Camins al Grau claman por la presencia de ratas de alcantarilla en los parques de la zona, tal como confirmaron ayer fuentes de la Federación de Asociaciones de Vecinos. Las quejas sobre la falta de limpieza en buena parte de la ciudad son prácticamente constantes, pero desde la entidad que preside María José Broseta confirman que las quejas llegan no solo desde los parques sino también desde las calles. Antes del verano los vecinos de la Gran Vía Ramón y Cajal también denunciaron la situación, sobre todo en los jardines centrales en la zona más próxima a la plaza de España, tal como contó este diario.

Lo cierto es que la de ratas es una de las poblaciones más extendidas por toda la ciudad. Prefieren vivir en zonas oscuras como sótanos o alcantarillas. Estos animales se reproducen durante todo el año pero su época de cría termina en septiembre u octubre. En cada parto, una rata puede dar a luz de 11 a 14 crías, además, en una especie muy prolífica. Sin embargo, según datos de fuentes expertas, en Valencia hay 0,76 roedores por habitante, lejos de los 3 por persona que recomienda la OMS.

Las quejas de los vecinos giran en torno a la presencia de estos animales en parques infantiles o vía pública, incluso a la luz del día. «Son enormes, algunas parecen gatos», comentan vecinos del barrio de Camins al Grau. La federación confirma que estas quejas se dan en otras zonas de la ciudad, como los barrios de Marxalenes o Zaidía, con grandes parques.

Fuentes expertas en gestión de plagas explicaron ayer que las ratas entran ahora en lo que se conoce como «periodo de prehibernación». «Están más activas porque van buscando comida y tienen más actividad», explican las mismas fuentes. La red de alcantarillado de Valencia se desratiza tres veces al año y los solares y parques, también de manera periodica. Las fuentes consultadas piden a los vecinos que no dejen comida en la calle para gatos u otros animales porque las ratas las aprovechan como foco de alimentación.