Las Provincias

«Los valencianos podemos afrontar los retos colectivos»

Los homenajeados ayer en el hemiciclo, junto a varias autoridades políticas . :: irene marsilla
Los homenajeados ayer en el hemiciclo, junto a varias autoridades políticas . :: irene marsilla
  • El Ayuntamiento homenajea a doce personas y entidades por su labor en favor de la ciudad y la mejor imagen de Valencia

  • Anna Lluch emociona a todo el hemiciclo al recordar en los reconocimientos anuales a las enfermas de cáncer

Llenazo en el hemiciclo para asistir ayer a los reconocimientos anuales de las personas y entidades que destacan por su trabajo y contribución a la promoción del cap i casal. Este año han sido 12 homenajes, una de las cifras más altas que se recuerdan, donde la nota dominante fue la pluralidad ideológica y de ámbitos de la sociedad.

De todo el acto protocolario presidido por el alcalde Joan Ribó, los asistentes se quedaron con dos detalles. El primero fue el prolongado e intenso aplauso posterior a la entrega de la Medalla de Oro a la asociación Víctimas del Metro 3 de julio, recibido por Rosa Garrote.

El segundo, la emoción que inundó todo el hemiciclo cuando la oncóloga y catedrática Anna Lluch, hija adoptiva de Valencia, subrayó en su discurso que el reconocimiento quería compartirlo con todas las mujeres que han sufrido un cáncer de mama, la enfermedad que combate desde hace décadas y con la que ha cosechado prestigio internacional.

Fue por lo tanto una mañana de emociones, donde se entregaron incluso dos declaraciones a título póstumo, una para el abogado Alberto García Esteve, fallecido hace 20 años y nombrado concejal honorario, y otra para el fotógrafo Francesc Jarque, quien murió recientemente. Además de los citados, fue nombrado hijo adoptivo el sacerdote y periodista Emili Marín.

La relación se completa con tres hijos predilectos: la activista vecinal Sol Romeu, el bailarín y coreógrafo Nacho Duato y el expresidente de Casa Caridad, Antonio Casanova. Cinco entidades fueron distinguidas con la Medalla de Oro de la ciudad: Lambda, el Colegio de Farmacéuticos, la Archicofradía de la Mare de Déu de los Desamparats y la Semana Santa Marinera.

Lluch dijo en su intervención en nombre de todos los homenajeados que los valencianos «tenemos capacidad para asumir retos colectivos por más difíciles y ambiciosos que sean», en referencia a que buena parte de los homenajes destacaban por el trabajo en equipo.

El primer edil afirmó por su parte que todos «sumamos y cabemos en Valencia, en la diversidad de criterios, en las diferentes formas de sentir, de creer, de entender y ver el mundo y el avance de nuestra sociedad».

Previamente, la concejala del área de Cultura, Glòria Tello, se refirió a estos premios como «reconocimiento de virtudes, valores ligados a la honestidad y a la contribución a la construcción de un modelo ético para la sociedad valenciana».

«Valores como la igualdad, la justicia, la solidaridad, el respeto, el compromiso y el espíritu crítico», destacó la edil, para afirmar que el acto de ayer podía considerarse «uno de amor de la ciudad hacia los ciudadanos que más y mejor han representado estos valores».

Anna Lluch mostró durante su discurso el orgullo de «pertenecer a esta sociedad que muestra al mundo que cuenta con ciudadanos y entidades que son un ejemplo de compromiso para hacer de esta ciudad un lugar cada día mejor».

En el discurso del alcalde hubo también algunas notas reivindicativas, como las referidas a la asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio. «Nadie podrá devolverles a sus hermanos, padres, hijos y amigos, pero la situación ha cambiado. El caso se ha reabierto, se sigue investigando la presunta ocultación de pruebas y las actuaciones posteriores, y el nuevo Consell surgido de las últimas elecciones ha pedido perdón a la asociación de víctimas por el mal trato dado, por negarse a recibirles, a escucharles, por silenciar su voz en los medios de comunicación públicos. Unas disculpas a la que se ha de unir necesariamente esta institución que presido».

Las mociones recibieron los votos de los grupos municipales, salvo la de Emili Marín y Lambda, donde el grupo popular se abstuvo. El alcalde también tuvo palabras de ánimo para la asociación Lambda, defensora de los derechos de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales, que no ha parado desde 1986 «ni un minuto en la defensa de la libre expresión de las personas».

Afirmó por último que estas distinciones son una «manera de agradecer la labor de quienes han destacado en actividades artísticas tan diferentes como la fotografía o la danza, en avances científicos, en la defensa de los derechos de los trabajadores, en el reconocimiento de la diferencia y la lucha por la libertad sexual, en la atención a los más desfavorecidos, en el mantenimiento de fiestas y tradiciones que forman parte de nuestra historia, o en el prestigio de una profesión».