Las Provincias

Los taxistas alertan de fraude a turistas desde el aeropuerto con rutas de 30 kilómetros

Parada en el aeropuerto de Manises. :: irene marsilla
Parada en el aeropuerto de Manises. :: irene marsilla
  • Unión Gremial pide a la Generalitat que implante de nuevo la tarifa plana al asegurar que han subido hasta un 70% las quejas de los clientes

La asociación Gremial del Taxi reclamó el jueves a la Dirección General de Transportes que vuelva a implantar la tarifa plana en el aeropuerto de Manises para evitar casos de fraudes a los clientes. El presidente de la principal entidad del sector, Ismael Arraez, dijo que tienen constancia de casos de tiques que marcan más de 30 kilómetros o de cobrar 140 euros a un grupo de turistas por tres viajes en otros tantos vehículos. De la terminal a la plaza del Ayuntamiento hay un recorrido de nueve kilómetros por el itinerario más directo.

Ejemplos como estos, dijo, son los que han llevado a realizar un estudio previo a la propuesta. «Hemos hecho 150 viajes para sacar una media de los costes y de ahí sale una propuesta de tres zonas». La parte de Valencia más próxima al aeropuerto estaría en 15 euros, mientras que el centro subiría hasta los 20 euros y la parte más alejada, las playas del Cabanyal y la Malvarrosa, a los clientes se cobraría 25 euros.

Fuentes de la Conselleria de Obras Públicas indicaron que la propuesta se valorará, aunque dieron por sentado de que no entrará en la orden de tarifas y libranzas del próximo año, lo que tradicionalmente se realiza en el primer trimestre.

La tarifa plana fue abolida el pasado mes de marzo y las mismas fuentes aseguraron que se trató de una «petición mayoritaria» del sector. Arraez aseguró que han aumentado un 70% los casos de quejas de los clientes por cobro excesivo. La tarifa plana se aplicaría sólo en el sentido desde el aeropuerto.

Este no es el único problema que aqueja al sector. En la asamblea celebrada el pasado día 18 donde se eligió presidente a Arraez asistió el director general de Transportes, Carlos Domingo, quien habló del ya conocido estudio para la reordenación del sector, que podría ver la luz en el término de un año.

«Le dijimos que nos opondremos a varias de las cosas», aseguró, para citar como ejemplo la pérdida de las licencias para los jubilados o el límite de las mismas. La Gremial plantea en lugar del sistema actual otro de un límite diario de 18 horas y un sistema de descansos que deja aparcados un tercio del parque móvil en cada jornada, en lugar del actual que reparte las libranzas de tal manera que descansa una quinta parte.

El límite horario está pendiente de una ejecución de sentencia pedida por otra asociación, l'Empresarial, por lo que en 2017 con toda seguridad se mantendrán las tarifas y las libranzas de este ejercicio.