Las Provincias

La Politècnica descarta ceder la escuela de Agrícolas para la ampliación del Clínico

El inmueble de la Politècnica en primer plano, y al fondo, el edificio de maternidad del Clínico. :: J. M.
El inmueble de la Politècnica en primer plano, y al fondo, el edificio de maternidad del Clínico. :: J. M.
  • El edificio de Blasco Ibáñez lleva seis años cerrado y en desuso a la espera de que se defina qué utilidad darle

La posibilidad de ampliar el Hospital Clínico tomando el espacio del inmueble contiguo, la antigua escuela de Agrícolas, se ha desvanecido cuando la instalación ya suma seis años cerrada y en desuso. La Universitat Politècnica de Valencia (UPV), titular del inmueble, ha descartado la transmisión de la titularidad de ese edificio, según confirmaron desde la UPV, que ha decidido reservar el uso de la antigua escuela para fines sociales que todavía no puede concretar.

La institución académica explicó que a principios del pasado verano tuvo lugar una reunión a la que asistió «un director general de la Conselleria de Sanidad», así como el rector y el gerente de la UPV. El departamento autonómico, según la universidad, se interesó por las posibilidades de adquirir la vieja escuela de Agrícolas, que luego fue Escuela de Medio Rural y Enología, para «darle uso sanitario». Ello apuntaba en la dirección de «retomar la línea inicial» de un camino que empezó a recorrerse años atrás y que se detuvo.

La institución académica se inclinó por mantener el edificio, en tanto que se plantea dar «un uso social» a esas instalaciones de la avenida Blasco Ibáñez cuando tenga «disponibilidad presupuestaria». Las instalaciones requieren trabajos de rehabilitación. Concretaron que ya se han valorado algunas opciones, aunque no hay nada cerrado.

No se descartan iniciativas como la creación de un espacio «para exposiciones o escultórico». Insisten en que no se han definido, pero lo que está claro es que piensan en un uso «para toda la sociedad, no sólo para la comunidad universitaria».

Respecto a la situación actual, desde la Conselleria de Sanidad recordaron que en 2008 se redactó «un protocolo de intenciones entre la Generalitat y la Universidad Politécnica para la adquisición del inmueble colindante, que no llegó a materializarse, quedando paralizado aproximadamente en el año 2010». Tras rememorar esta circunstancia referente al anterior Consell, el departamento que dirige Carmen Montón, apuntó que en torno a la situación «no hay nada nuevo» por parte de la Administración.

La decisión que ahora da a conocer la Universitat Politècnica llega después de que el proyecto de ampliación del Hospital Clínico, anunciado por el anterior gobierno de la Generalitat, se paralizara por razones presupuestarias. La UPV recuerda que aquel proceso de negociaciones nunca fraguó en «una enajenación, no hubo cambio de titularidad ni por cesión, ni por compra. Siempre ha sido de la Universidad Politécnica».

Los problemas económicos de la Generalitat llevaron al Consell a paralizar el proceso y la universidad conservó el inmueble. En ese momento la UPV ya había estrenado sus instalaciones en el campus de Vera dejando vacío el inmueble de Blasco Ibáñez.

El proyecto que llegó a anunciar la Generalitat contemplaba un coste de 52 millones de euros y permitía ampliar un 30% las instalaciones sanitarias, algo que ofrecía la posibilidad de incrementar el número de camas. Pero todo quedó paralizado. La última vez que habló de este asunto fue el pasado mayo cuando el sindicato UGT recogió 300 firmas entre los trabajadores de este centro sanitario solicitando la ampliación con la finalidad de trasladar la solicitud a la Conselleria de Sanidad.