Las Provincias

PP y C's logran que un informe jurídico deba avalar el cambio del nombre de Valencia

Eusebio Monzó, ayer, durante una de sus intervenciones. :: irene marsilla
Eusebio Monzó, ayer, durante una de sus intervenciones. :: irene marsilla
  • La oposición recogerá 57.000 firmas para volver a exigir en el pleno que el topónimo sea también bilingüe

PP y Ciudadanos sellaron ayer una doble alianza en el Ayuntamiento para conseguir que el nombre oficial de Valencia sea en bilingüe, es decir también en castellano, y no sólo en valenciano como ha presentado el gobierno tripartito a la Generalitat, lo que refrendó ayer el pleno municipal.

El primer acuerdo fue sumar las firmas de los dos grupos, 16 ediles en total, para presentar una petición por registro de entrada de tal modo que un informe de los servicios jurídicos del Consistorio avalen lo que ha hecho hasta ahora el gobierno tripartito.

El portavoz del PP, Eusebio Monzó, comentó antes del pleno que el Reglamento Orgánico del Ayuntamiento permite esta petición, si se cuenta con la firma de un tercio de los ediles, lo que en este caso se ha sobrepasado con holgura.

Dentro del hemiciclo se produjo la otra alianza, cuando los populares apoyaron la propuesta del portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, quien anunció una recogida de firmas para que el topónimo de la ciudad sea bilingüe. En caso de llegar a 57.944 apoyos podrá presentar una nueva moción en el pleno, con el que se intentará hacer reconsiderar al tripartito con esta cuestión.

«Por lo menos, sepa señor Ribó que si lo rechaza hará eso con 57.000 valencianos», afirmó Giner. La medida contará con la colaboración del PP, a través de reparto de hojas en sus sedes, asociaciones e incluso mesas petitorias en la calle, comentaron fuentes populares. La iniciativa se concretará a partir de hoy.

El concejal de Gobierno Interior, Sergi Campillo, fue el encargado ayer de defender la propuesta de que el nombre oficial de Valencia sea sólo en valenciano. Dijo que legítimamente cada cual puede defender que el nombre de la ciudad esté en un idioma u otro, para precisar que el propósito del gobierno municipal «es no romper el consenso del reglamento de uso del valenciano aprobado por unanimidad por el Ayuntamiento, el consenso del Estatuto de Autonomía en 2006, y la moción impulsora para adecuar el topónimo de la ciudad al valenciano, que fue aprobado por unanimidad hace sólo unos meses».

Giner indicó que Ribó es el «representante de todos los valencianos pero no representa a la mayoría social de la ciudad. El procedimiento que iniciaron para cambiar de forma unilateral el nombre de nuestra ciudad hace aguas. No refleja la realidad sociolingüística de la ciudad, que es claramente bilingüe».

El concejal del grupo popular Cristóbal Grau recordó que desde la bancada del gobierno municipal «se nos dijo que era falso que la propuesta no incluyera un informe técnico, el que se aprueba hoy tras el requerimiento de la Generalitat».

Insistió en que el Ayuntamiento «tiene la posibilidad de tramitarlo todo bien», para pedir que se reinicie el expediente. El informe pedido a los servicios jurídicos municipales plantea conocer «si las actuaciones realizadas dan por cumplido el requerimiento».

Otra de las peticiones es saber si «previamente al acuerdo a adoptar en el pleno se deben recabar los informes de entidades o particulares con autoridad sobre el tema que justifiquen adecuadamente el cambio que se propone», para finalizar diciendo que se dilucide si hay que exponer de nuevo al público la propuesta. En la primera ocasión, antes del informe aprobado ayer, se presentaron cinco alegaciones que fueron desestimadas y donde se pedía que el nombre en valenciano tenga el acento cerrado.