Las Provincias

El grupo popular acusa a Grezzi de crear inseguridad vial en la CV-500

  • Vecinos, comerciantes y hosteleros se reúnen hoy para estudiar medidas contra las obras del Consell y el Consistorio en la carretera de El Saler

valencia. Inseguridad vial, menor frecuencia en el paso de los autobuses y más tráfico. Son las tres consecuencias que provocarán las obras que el Ayuntamiento de Valencia y la Conselleria de Obras Públicas han ejecutado en la CV-500 a su paso por la pedanía de El Perellonet, según denuncio ayer el grupo municipal popular.

El concejal Alberto Mendoza fue contundente y acusó al responsable municipal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, de «improvisación» y de «poner en peligro a los usuarios de la CV-500», ya que, a su juicio, tanto el estrechamiento de la calzada como la colocación de badenes para reducir la velocidad «conllevará un riesgo excesivo en la seguridad vial, especialmente para los ciclistas». En este sentido, una de las opciones que baraja el Consistorio es aprovechar el espacio ganado en la calzada de la avenida de las Gaviotas para habilitar un carril bici, según los residentes.

Para Mendoza, además, las medidas se han tomado sin consultar a los vecinos, «lo cual está generando gran malestar en los entornos afectados y protestas de diversas entidades y asociaciones». «Este es el mal concepto que tiene el concejal Grezzi de la participación: primero hago lo que me da la gana sin reparar en las molestias que mi decisión personal pueda producir y después, si los vecinos me piden una reunión, los recibo y les explico lo que hecho sin consultarles», ironizó el edil.

Uno de los aspectos que resaltó el concejal del grupo popular fue la afección que las dos medidas podrían tener en la frecuencia de paso de los autobuses de la EMT. A su juicio, la implantación de resaltos entre Pinedo y El Perelló «no hará otra cosa que ralentizar el tráfico, llegando a colapsarlo en determinadas frecuencias horarias», mientras que la reducción de la calzada conllevará «riesgo para los usuarios».

Según apuntó, no existe ningún informe técnico favorable por parte de la EMT «que avale la colocación de resaltos en el término municipal de Valencia». De ahí que Alberto Mendoza anunciara su presencia en la reunión que hasta 15 asociaciones mantendrán hoy en el IDE de El Perellonet para estudiar medidas de presión contra las obras del Consistorio y de la Conselleria de Obras Públicas, pues la Generalitat tiene previsto acometer la reforma de la CV-500 para reducir la velocidad máxima a 50 kilómetros por hora. En este sentido, se constituyó una comisión de trabajo.

El encuentro de esta tarde, que también abordará actuaciones alternativas a las ejecutadas, contará con la participación de asociaciones de vecinos, comerciantes, hosteleros, barqueros, moteros y usuarios del puerto de El Saler, El Palmar, El Perellonet y El Perelló.