Las Provincias

València en Comú vuelve a bloquear los presupuestos de empresas municipales

El concejal Ramón Vilar, en un pleno celebrado el pasado año. :: jesús montañana

  • El grupo municipal pide tiempo para estudiar las cuentas del Consistorio mientras Hacienda prevé menos ingresos en las multas y la grúa en 2017

No es una gota fría como el año pasado, aunque encima del Presupuesto municipal de 2017 se ha situado un nubarrón que amenaza tormenta. El grupo de València en Comú ha vuelto a bloquear la aprobación de las cuentas de empresas municipales hasta poder «estudiar y analizar» el documento principal, el del Ayuntamiento. De este modo, uno de los socios del tripartito frenó ayer el consejo de Administración del Palacio de Congresos, que no se realizó, lo mismo que había pasado antes con la EMT, aunque en este caso la justificación oficial fue que el grupo popular había pedido más tiempo para revisar informes y balances.

Fuentes cercanas a la marca blanca de Podemos en el Consistorio indicaron que el motivo del aplazamiento ayer del consejo no se debe a una reivindicación concreta, sino tener más tiempo para analizar las cuentas del documento ahora en fase de borrador, cuyo capítulo de ingresos fue presentado ayer por el concejal de Hacienda, Ramón Vilar.

El consejo de la EMT se ha pospuesto hasta el próximo miércoles, pese a que el gobierno municipal dio a conocer las líneas principales del Presupuesto el pasado lunes. El mismo día se celebrará la reunión de la Fundación Deportiva Municipal, que también debe dar el visto bueno a sus cuentas para 2017. Fuentes cercanas a la delegada de Deportes, Maite Girau, señalaron que no se ha llegado a producir ningún aplazamiento, por la sencilla razón de que no se había producido la convocatoria oficial todavía.

El pasado ejercicio, el grupo de València en Comú forzó un retraso en varias empresas y entidades municipales para conseguir un millón de euros destinados a la compra de vivienda. En esta ocasión, subrayaron, no hay peticiones concretas.

El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, presentó por su parte los Presupuestos municipales, en lo que respecta a los ingresos previstos en 2017. Ascenderá a 762,4 millones de euros, lo que supone un aumento respecto a este año de 8,79 millones. Los ingresos corrientes netos se irán a 9,56 millones, aunque el edil confió en aumentar la recaudación de 27 a 30 millones en total gracias a mejoras en la gestión.

Citó la «prudencia» obligada a la hora de redactar el documento, como que se han consignado en el documento inicial dos millones por la tasa que se cobrará a las operadoras de telefonía móvil, aunque afirmó que se puede llegar a siete millones. Del Impuesto de Construcciones hay 1,2 millones más que este año, dada la esperanza que se tiene en la recuperación económica.

Otra de las partidas con un aumento significativo se refiere al Impuesto de Transmisiones, el que grava la compraventa de bienes inmuebles, con siete millones más. La actualización de algunos valores catastrales por parte del Gobierno supondrá también ingresos añadidos en el Impuesto de Bienes Inmuebles por cinco millones. A esta cantidad, el edil de Hacienda añadió 12 millones de euros por el cobro de atrasos de este año, aunque matizó que dependerá de la gestión.

El reverso de la moneda se encuentra en la previsión de multas de tráfico y la grúa. El primer ingreso bajará un millón de euros y el segundo 1,4 millones. Vilar dijo que son «manifiestamente mejorables», aludiendo a los problemas con la anterior y la actual contrata del servicio de enganche de vehículos.

Admitió que en ambos casos «dependen de la Policía Local», mientras que confió en que a lo largo del año se firme un convenio con la Generalitat para el cobro de sanciones a conductores no empadronados en la ciudad y que tampoco tienen cuentas bancarias en sucursales de la ciudad. El 50% de los boletines que acaban en embargos se refieren a estos contribuyentes, por lo que el Ayuntamiento no puede cobrar.

Los ingresos de la grúa «han bajado desde hace cinco años», subrayando que el esfuerzo de las concejalías implicadas deben hacer para mejorar estas cifras. «No se hace con afán recaudatorio, como hemos dicho varias veces, aunque insistió en que los balances de ambas contratas deben ser mejores.

El gasto de personal aumentará en 18 millones por las nuevas contrataciones y el convenio, mientras que el delegado de Hacienda señaló que la suma de las peticiones de las concejalías «habría multiplicado por tres las inversiones». El próximo ejercicio, al contrario de lo que se dijo inicialmente, estará próximo a la cifra de 60 millones.