Las Provincias

El 99% de los usuarios estarán en centros próximos a su hogar

Uno de los principales objetivos del nuevo plan de reordenación del sector residencial impulsado por la Conselleria de Igualdad es garantizar una plaza cercana al entorno familiar, por lo que ayer la vicepresidenta Mónica Oltra se comprometió a que el 99% de los usuarios estén en centros próximos a su hogar a pesar de que en un radio inferior a 20 kilómetros del domicilio no exista ninguna plaza sostenida con fondos públicos.

Por eso, Igualdad recurrirá a las residencias privadas cuando se dé esta circunstancia, para lo cual ofrecerá una prestación de garantía vinculada al servicio. La aportación que el usuario tendrá que dar para optar a este servicio será una u otra en función de su renta o pensión y será el Consell el que asuma el resto, considerando que el coste real del servicio residencial se ha fijado en torno a 1.500 euros.

A ese respecto, se pronunciaron ayer desde la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes, que expresaron que el coste «fijado en 1.500 euros» puede «limitar» la elección de residencias privadas de los usuarios, ya que pueden existir centros que ofrezcan más prestaciones y el precio exceda los 1.500 euros.

Por su parte, la consellera apuntó ayer que esta medida que implica establecer un precio público por plaza beneficiará a las rentas inferiores a los 1.000 euros mensuales, ya que el usuarios sólo deberá aportar el copago al estar establecido en función de su renta.

Además, la consellera de Igualdad, Mónica Oltra, anunció que se «garantizará» un mínimo dinero para la autonomía de los usuarios, en concreto de 210 euros al mes, sumando además las dos pagas.