Las Provincias

La libertad de conciencia y la de elección

Ante el pronunciamiento de la Iglesia surgieron las reacciones de algunos sectores. Así, la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef) aseguró en relación con la prohibición a los católicos de esparcir las cenizas de los difuntos, que respeta la decisión que adopten las familias.

En declaraciones a Efe, el gerente de la patronal de los servicios funerarios, Alfredo Gosálvez, dejó claro que el trabajo de estas empresas «finaliza cuando se realiza el servicio funerario, es decir, cuando se entierra o cuando se entrega la urna a los familiares con las cenizas».

Además, puntualizaron que desde la asociación Panasef «respetamos la libertad de las familias, por un lado la libertad de conciencia religiosa y por otra la libertad de elección». Muchos familiares continúan con la tradición de enterrar las cenizas en el cementerio y las empresas funerarias les dan soluciones directas y algunas renovadas: actualmente dan la posibilidad de enterrar las cenizas en una urna biodegradable, en un entorno natural y ahí plantar un árbol.

Otra de las opciones es también dan la urna a los familiares para que la depositen en algún espacio natural, sin dañar el medio ambiente.