Las Provincias

El director de la reserva de bisontes asegura que alimentaba a los animales

Carlos Álamo (centro), director técnico de la reserva de bisontes de Benagéber, ayer, antes de declarar en la Fiscalía de Valencia. :: efe
Carlos Álamo (centro), director técnico de la reserva de bisontes de Benagéber, ayer, antes de declarar en la Fiscalía de Valencia. :: efe
  • El responsable, que está investigado por maltrato, declara ante la Fiscalía dispuesto a justificar con facturas los gastos de la comida

valencia. Carlos Álamo, director técnico de la reserva de bisontes de Benagéber en la que dos de los animales aparecieron decapitados, declaró ayer ante la Fiscalía de Valencia, investigado por un presunto delito de maltrato animal. El responsable de Valdeserrillas, como se conoce al entorno en el que habitan los bisontes, defendió su inocencia al asegurar que los alimentaba debidamente.

Álamo llegó a la Ciudad de la Justicia alrededor de las diez de la mañana y declaró durante aproximadamente una hora y media ante el fiscal delegado para asuntos de maltrato animal, Eduardo Almedo. Como ya publicó este diario, la Guardia Civil relaciona al responsable de la reserva con la muerte de los dos animales que aparecieron sin vida a mediados de septiembre en las instalaciones de Benagéber.

Las sospechas de los agentes del Seprona sobre el hombre surgieron tras averiguar, a través de informes veterinarios, que la causa de la muerte de los bisontes era la inanición y no un envenenamiento, como se apuntó en un principio.

A su llegada a los juzgados, Álamo explicó brevemente que puede justificar con facturas la adquisición de alimentos para los bisontes. Al mismo tiempo, negó que tratara de encubrir los supuestos fallecimientos por inanición decapitando a los animales y aseguró desconocer quién puede ser al autor o autores de las mutilaciones.

Álamo trató de evitar las preguntas de los periodistas y únicamente respondió con monosílabos a algunas de las cuestiones planteadas. LAS PROVINCIAS contactó con él por vía telefónica, pero declinó cualquier respuesta para ofrecer su versión sobre los hechos.

Una vez concluyó su declaración ante el fiscal, ni él ni su abogado quisieron atender a los medios de comunicación. Eso sí, su defensor pidió que se deje trabajar a la Fiscalía y anunció que únicamente hará declaraciones «cuando se conozca la verdad». Según señalaron fuentes próximas a la investigación, todavía están pendientes algunas de las analíticas reclamadas tras la muerte de los bisontes.

Reunión con los voluntarios

Tras acompañar a su defendido en su declaración ante el fiscal, el letrado se reunió con Álamo y otros voluntarios de la reserva en las dependencias del Colegio de Abogados en la Ciudad de la Justicia.

Antes de la misteriosa muerte de los bisontes, la reserva de Valdeserrillas estaba compuesta por nueve de estos animales que gozan de gran protección por ser ejemplares en peligro de extinción. Sólo quedan unos pocos centenares en Europa.

Fue el 16 de septiembre cuando Álamo aseguró haber encontrado sin vida a 'Sauron', el más grande de los bisontes. Además, le faltaba la cabeza como consecuencia de un corte burdo. Eso hizo sospechar, en principio, que podía ser obra de cazadores furtivos en busca de piezas de trofeo. Pocos días después, un segundo bisonte apareció también sin cabeza. Además, el resto de la manada presentaba síntomas de enfermedad. Estaban «débiles y desorientados», según los responsables.