Las Provincias

El Consell ampliará a 21 las oficinas de ayuda para las víctimas del delito

Una mujer deprimida asomada a una ventana. :: carlos rodríguez
Una mujer deprimida asomada a una ventana. :: carlos rodríguez
  • La nueva red garantizará una asistencia especializada además de la jurídica con un equipo de abogados, psicólogos y trabajadores sociales

Las víctimas del delito en la Comunitat contarán con una asistencia más amplia en los próximos meses cuando el Consell apruebe el próximo viernes un Decreto para regular la creación de nuevas oficinas de ayuda a estas personas, que en un primer momento se ampliarán a 21 -actualmente hay 16- y cuya gestión asumirá la Generalitat. Eso es lo que reveló ayer la consellera de Justicia y Administración Pública, Gabriela Bravo, que anunció que se cambiará el modelo de ayuda a estas víctimas -que integraba las oficinas de la antigua Fundación de Ayuda a las Víctimas del Delito (Favide)- centrado sobre todo, hasta hoy, en una asistencia letrada.

Ahora Justicia pretende ofrecer una atención multidisciplinar, por lo que las oficinas contarán con equipo formados por abogados, psicólogos, trabajadores sociales y criminólogos, ya que «el Consell entiende como una prioridad el apoyo a las víctimas y la efectividad de sus derechos», según indicó ayer la consellera Bravo.

Con esta iniciativa las víctimas de violencia de género, de trata de seres humanos, de agresiones sexuales o de la represión, entre otras, podrán acudir a cualquiera de las 21 oficinas. En principio habrá tres oficinas provinciales y otra más de estas características en Elche mientras que el resto -Alzira, Sueca, Gandia, Xàtiva, Paterna, Requena, Sagunt, Torrent, Catarroja, Alcoi, Benidorm, Dénia, Elda, Orihuela, Torrevieja, Vila-real y Vinaròs- tendrán un carácter comarcal.

En total, serán 21 oficinas para unos 45 partidos judiciales repartidos en la Comunitat, lo que no será óbice para que los partidos que no dispongan de este servicio tengan una red de colaboración con Ayuntamientos o Diputación para gestionar este servicio. A ese respecto, Gabriela Bravo subrayó que «no habrá ninguna víctima desatendida».

Se prevé que a la ampliación de los derechos de las víctimas del delito se acojan 20.000 personas al año, de las cuales la mitad son víctimas de violencia de género, según los cálculos de la Conselleria de Justicia. Y es que desde 2006 hasta el primer semestre de 2016 se atendieron a más de 160.000 personas (alrededor de 70.000 eran víctimas de violencia de género).

El decreto que regula estas oficinas cuenta con un presupuesto inicial de 1,1 millones de euros, a lo que hay que añadir un presupuesto de la misma cantidad para que sigan funcionando las oficinas gestionadas por Favide hasta que el nuevo proyecto se constituya. Por lo que respecta al personal de la fundación que actualmente presta estos servicios a las víctimas, la Conselleria indicó que podrá incorporarse al nuevo proyecto después de que Favide se extinga.

Con estas nuevas oficinas, la Comunitat será la primera autonomía que asume una red de estas características en España con un carácter multidisciplinar y cuyo objetivo es «prestar atención personalizada, integral y reparadora a todas las víctimas del delito, con particular cuidado a quienes pertenecen a los colectivos más vulnerables», según la consellera de Justicia.