Las Provincias

Así se prepara la Policía Militar en la base de Bétera

  • Durante toda la semana más de 600 militares de diferentes países de la OTAN llevan a cabo el ejercicio Ángel Guardián 16

La base militar Jaime I de Bétera acoge esta semana el ejercicio Ángel Guardián 16 que lleva a cabo la Policía Militar española junto a colegas de los ejércitos de otros países de la OTAN. En total más de 600 militares están realizando distintas actuaciones con el objetivo de unificar criterios de actuación y preparar a los efectivos que en un futuro deben desarrollar su labor en bases operativas en el extranjero.

“Es fundamental saber cómo se enfrentan las diferentes unidades de Policía Militar de otros países a situaciones que son comunes para todos; se trata de interactuar y aprender cómo se desenvuelven en este tipo de situaciones; nosotros tenemos nuestros propios medios de actuación y procedimientos, pero lo que nos interesa es saber cómo lo hacen ellos para tratar de mejorar”, explicó Luis Jiménez, jefe del batallón número 1 de la Policía Militar.

Más de medio millar de efectivos de la Policía Militar del Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército del Aire, la UME y la Guardia Real están participando en el ejercicio. Además, les acompañan un centenar de militares procedentes de Bélgica,Lituania, Polonia, Reino Unido, Rumanía y Estados Unidos.

Un suboficial mayor del ejército belga que no quiso desvelar su nombre por motivos de seguridad destacó el beneficio de “intercambiar los conocimientos y las técnicas, ya que siempre uno aprende del otro”. Aseguró que al trabajar desplegados en el extranjero “podemos complementarnos, conocemos las capacidades de cada ejército y podemos ayudarnos cuando estamos fuera”.

Durante toda la semana se han realizado diversos ejercicios en estaciones desplegadas tanto en la base de Bétera como en Marines. Se han organizado en total una decena de pruebas que reflejan de la forma más real posible las situaciones a las que los miembros de la Policía Militar deben hacer frente en el extranjero.

“La instrucción es un todo, la parte física, la específica de Policía Militar, y la psicológica, va todo unido; en el momento en que un hombre o mujer sale a zona de operaciones sabe a lo que se enfrenta, y sabe cómo debe reaccionar a ese tipo de situaciones”, concluyó Luis Jiménez, jefe del batallón número 1 de la Policía Militar.