Las Provincias

Un premio a los referentes de la sociedad valenciana

Manuel Sánchez Luengo y Francisco Ballester-Olmos. :: lp
Manuel Sánchez Luengo y Francisco Ballester-Olmos. :: lp
  • Más de 150 años avalan al Casino de la Agricultura, que lucha por preservar una identidad

valencia. La huerta, el arroz, la seda o la anguila son parte de la identidad valenciana y la agricultura, lo que les une. La Real Sociedad de la Agricultura nació hace más de 150 años para proteger y preservar los intereses de los propietarios agrícolas y labradores valencianos.

Este año la sociedad, a través de su Club de encuentro, ha querido reconocer la labor de empresas e instituciones que son un referente en la sociedad Valenciana mediante la primera edición de los Premios Ilustres 2016, que nacen para dar visibilidad a la agricultura desde diferentes ámbitos.

«La agricultura y el medio ambiente son parte de la sociedad y van desde las cooperativas agroalimentarias o los empresarios del sector primario, hasta las escuelas de ingeniería agraria o los institutos de investigación, y nuestra obligación es apoyarles», explica Manuel Sánchez Luengo, presidente de la entidad.

El Casino de la Agricultura integra y promueve actividades dirigidas a preservar la agricultura porque «el objetivo es promover conferencias o generar inquietudes mediante debates, para incidir de otro modo en la sociedad y dejar constancia de la importancia de la agricultura», asegura Francisco Ballester-Olmos, profesor de la Universidad Politécnica de Valencia e integrante del jurado en esta edición.

En esta primera edición de los Premios Ilustres, el galardón de la sección de Innovación Empresarial ha ido a parar a Tecnidex Fruit Protection, el premio de la sección Institucional Académica a la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, el de la sección Institucional Benéfica a la Gran Asociación de Beneficencia Nuestra Señora de los Desamparados y el de la sección Histórica para el Colegio del Arte Mayor de la Seda.