Las Provincias

Los padres católicos muestran su «rechazo» a la ley de Transexualidad

  • El gobierno valenciano aprobó el proyecto legislativo sin tres reparos de los que señaló el Consell Jurídic Consultiu

La Federación Católica de Padres de Alumnos de Valencia (Fcapa) se refirió ayer al proyecto de ley de Transexualidad mostrando su «rechazo frontal y absoluto». En opinión de esta federación el Consell actúa «rechazando tres de las consideraciones de carácter esencial del dictamen del Consell Jurídic Consultiu (CJC), el gobierno valenciano no respeta el ordenamiento jurídico vigente». En su comunicado puntualizan que «la oposición a imposiciones ideológicas, por radical y frontal que sea, no es jamás oposición a las personas».

La federación explica que el CJC «realizó 29 observaciones al anteproyecto» y aseguran que la «propia conclusión del dictamen establece que el anteproyecto es conforme con el ordenamiento jurídico, siempre que se tomen en consideración las observaciones esenciales formuladas».

Las declaraciones de la Fcapa llegan varios días después de que el Consell aprobara el mencionado proyecto de ley. Ante esta circunstancia la Fcapa insiste en que como ya denunciaron a final de septiembre, «el gobierno valenciano continúa con su programa de imposición ideológica y con la costumbre de faltar a la verdad para justificar sus proyectos».

Los representantes de los padres católicos recuerdan en su comunicado que la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, tras el pleno del ejecutivo valenciano destacó que la norma «nacía del fruto de la demanda social y del consenso», algo que la Fcapa no comparte.

Las razones que le llevan a tomar esa posición se encuentran en la consideración de que «ni es fruto de la demanda social de los valencianos, pues responde a una campaña ideológica desarrollada en diversas comunidades autónomas que van aprobando leyes casi idénticas, ni tiene más consenso que el de sus propios partidarios».

Aprobación

El Consell aprobó el pasado viernes el proyecto de la ley sobre Transexualidad, que consagra la autodeterminación de la identidad de género, sin tres reparos esenciales del Consell Jurídic Consultiu (CJC), uno de los cuales ve necesario un informe médico o psicológico para acreditar que existe «disforia de género».

En la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, la vicepresidenta defendió que el Gobierno valenciano considera «inaceptable» este reparo del órgano consultivo porque sería «contradictorio» a la esencia de la norma, que busca «despatologizar la transexualidad».

Otro de los reparos del CJC es que la norma afecta a la titularidad privada de los centros escolares al establecer que deben abordar proyectos de identidad de género y que la Generalitat velará para que promuevan su respeto. Según Oltra, este reparo «no se puede aceptar porque la no discriminación es un derecho fundamental que se antepone al carácter del propio centro, sea publico o privado».