Las Provincias

Un cambio en la ordenanza facilitará la colocación de antenas en las azoteas

Una antena de telefonía en la azotea de un edificio. :: lp
Una antena de telefonía en la azotea de un edificio. :: lp
  • Urbanismo alega que la convivencia de las normas local y estatal creaba «trabas» a las nuevas licencias sobre telefonía móvil

valencia. El Ayuntamiento de Valencia aprobó ayer, a través de la Comisión de Urbanismo, una modificación puntal de la Ordenanza de Telecomunicaciones que permitirá aumentar las licencias para la colocación de antenas de telefonía móvil en las azoteas de la ciudad.

Así lo anunció ayer tras la reunión de la comisión el concejal del ramo, Vicent Sarrià, que explicó que la finalidad del Consistorio es «adecuar la ordenanza a las pautas que establece la nueva Ley General de Telecomunicaciones (Ley 9/2014, General de Telecomunicaciones, LGTEL), dado que la convivencia de ambas normativas está generando trabas a la hora de tramitar las licencias, al producirse algunas contradicciones». Sarrià también explicó que puesto que el reglamento que ha de desarrollar la Ley todavía no ha sido aprobado, desde la Concejalía de Desarrollo Urbano se ha optado por realizar solo algunas modificaciones puntuales de la Ordenanza, y no modificarla en su totalidad, a la espera del reglamento.

En la práctica, el Ayuntamiento pretende reducir las «trabas administrativas» que esta situación con ambas normas en funcionamiento creaba. «Es un acuerdo impulsado desde la Junta de Gobierno Local porque había un desgase entre la nueva ley y la ordenanza», explicó Sarrià, que señaló que se creaban «demasiadas trabas a las licencias de antenas».

Está por ver cómo afectará esta decisión y lo que supone en la práctica en el colectivo vecinal. Diferentes asociaciones y vecinos individuales han comenzado en los tribunales procesos judiciales para ordenar la retirada de las antenas de las azoteas de determinados edificios por considerarlas perjudiciales para la salud.

Las compañías telefónicas, por su parte, aseguran que las radiaciones electromagnéticas que emiten estas antenas no son suficientes para provocar problemas de salud en los habitantes de los edificios sobre las que se colocan. Se apoyan para ello en determinados estudios, como el que este verano presentó la Generalitat de Cataluña. El texto, titulado «Informe anual sobre niveles de exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia en Cataluña», asegura que los niveles de las radiaciones electromagnéticas están «muy por debajo» de los que marca la ley.

Estas explicaciones no convencen a vecinos de toda la C. Valenciana, que han exigido en varias ocasiones amparo incluso al Síndic de Greuges contra las antenas que tienen sobre sus cabezas. En Valencia se han retirado antenas en varios puntos, como las que se quitaron en 2012 de un edificio junto a un centro escolar.