Las Provincias

Línea borrada y a la derecha, el nuevo límite de la calzada. :: p. m.
Línea borrada y a la derecha, el nuevo límite de la calzada. :: p. m.

El acceso principal de El Perellonet se estrecha pese a las quejas vecinales

  • El Ayuntamiento reduce el ancho de la calzada y los residentes aseguran que será para incluir un carril bici en la avenida de las Gaviotas

valencia. «¡Estamos aquí y con nosotros ni se juega ni se experimenta!». Así termina la convocatoria de una reunión el próximo viernes a las 19.00 horas en la Cofradía de Pescadores de El Perellonet, donde se pide la asistencia de los afectados por la carretera CV-500. El motivo del encuentro, dijo ayer Luis Zorrilla, presidente de la asociación Gaviota Poblado Sud de la citada pedanía es intentar hacer un frente común por la anunciada remodelación de la antigua Nazaret-Oliva.

La primera sorpresa la han tenido en El Perellonet con la modificación de la calzada del principal acceso que tienen los vecinos, la avenida de las Gaviotas. «Nos han dicho que es un experimento y por eso hemos incluido esa palabra en la convocatoria», dijo Zorrilla.

La contrata municipal, afirmó, ha borrado la línea continua del borde derecho de la calzada, en sentido hacia El Perelló, lo mismo que ha hecho con la mediana. El propósito según los residentes es habilitar un carril bici en el espacio ganado, aunque de momento sólo se ha modificado la señalización horizontal, como comprobó ayer LAS PROVINCIAS.

Zorrilla dijo que la inclusión del carril bici no es problemática, pero sí que se haga «sin informar nada a los vecinos, nos enteramos como podemos pero si van a reformar esta avenida nos gustaría por ejemplo que se incluyeran semáforos junto a las paradas del autobús».

Ahora, salvo en la parte próxima a la gola de El Perellonet, hay semáforos que se ponen en rojo cuando se sobrepasa la velocidad máxima, pero la entidad vecinal ve más útiles los que tienen pulsador, para que los viandantes puedan cruzar con absoluta seguridad.

En la reforma de la calzada se han añadido badenes para obligar a los conductores a reducir la velocidad, algo que no tiene precedentes en Valencia, al menos en una vía de tanta importancia. Este instrumento de seguridad vial es más propio de los municipios de l'Horta y el efecto que tiene, según explicó una vecina de El Palmar que hace una ruta diaria hasta El Perelló, es que los coches «van por la derecha porque hay sitio. Así no se estropean las suspensiones del vehículo».

Zorrilla añadió que, por las noticias que tienen, la calzada en sentido hacia Valencia se estrechará también. «Van a dejar carriles de tres metros de anchura, con arcenes de 2,10 metros», para los previstos carriles reservados a bicicletas.

La Conselleria de Obras Públicas anunció hace meses su intención de reformar la CV-500, de la que forma parte la avenida de las Gaviotas, para reducir la velocidad máxima a 50 kilómetros por hora. El dirigente vecinal indicó que eso «tardará por lo menos un año, según nos han dicho», aunque quieren acordar en la reunión, tercera que se celebra en los últimos meses, una serie de acuerdos con otras asociaciones vecinales y los alcaldes pedáneos. Destacó lo «complicado que quieren ponérnoslo para llegar a nuestras casas y negocios sin consultar con los vecinos de El Palmar, El Perelló, El Perellonet y la Devesa de El Saler».

A su juicio es el momento de «menearse y hacer frente común, para estar al menos enterados de lo que se va a hacer». La reforma de la avenida de las Gaviotas es un «aviso de lo que vendrá y el problema es que no nos dicen nada».