Las Provincias

Un vecino pasa por una calle del Cabanyal. :: irene marsilla
Un vecino pasa por una calle del Cabanyal. :: irene marsilla

El tripartito estudia la cesión de 639 pisos en el Cabanyal pero sin perder la propiedad

  • Oliver afirma que un alquiler o cualquier otra fórmula que no suponga la venta permitirá evitar la especulación en varias zonas del barrio

El Ayuntamiento mantendrá la propiedad de las 639 viviendas que tiene en el Cabanyal y el Canyamelar, aunque estudia fórmulas como el alquiler o la cesión. La concejal de Gestión del Patrimonio, María Oliver, estimó ayer que la línea de actuación es «mantener la propiedad municipal, sobre todo porque es la forma más segura de evitar la gentrificación y la especulación en el barrio».

De esta manera respondía a preguntas de LAS PROVINCIAS sobre la petición de la plataforma Salvem el Cabanyal, que en un documento de análisis sobre el primer año de gestión del nuevo gobierno municipal, proponía la venta del parque de viviendas municipales a particulares o cooperativas, una vez que el Consistorio descartase invertir fondos públicos en su rehabilitación.

Oliver matizó que siguen «estudiando fórmulas nuevas para ceder, alquilar u otra forma de uso privado de estas propiedades municipales, pero, si se puede, nuestra intención es mantener la propiedad».

El Ayuntamiento tiene 397 casas en el barrio, así como 128 solares. Por su parte, la empresa pública Plan Cabanyal-Canyamelar alcanza un patrimonio de 242 viviendas y 47 solares edificables. En total, hay 103 inmuebles completos, mientras que el resto se encuentra en fincas compartidas con otros propietarios.

La intención de la plataforma vecinal era abrir un debate sobre el futuro de este parque de viviendas, una vez que han comenzado a otorgarse ayudas públicas para la rehabilitación y construcción de nueva planta. Como informó el Consistorio el viernes, entre las dos convocatorias de los últimos meses se ha atendido a peticiones que beneficiarán a 562 familias.

La postura de Oliver está en línea con el modelo cooperativista llamado 'Andel', donde en el caso escandinavo la propiedad de la construcción se concede a una cooperativa por un periodo máximo de 99 años, pudiendo los socios en este periodo dejarla en herencia.

De esta manera se evita vender patrimonio público y al eliminar el precio del suelo, se lograr abaratar el precio de las viviendas nuevas o rehabilitadas, con lo que el acceso a las mismas por parte de los vecinos se facilita.

La empresa Plan Cabanyal puso a la venta varias propiedades, aunque se debió a la búsqueda de liquidez al mismo tiempo que para deshacerse de inmuebles muy alejados de los lugares estratégicos que se quieren rehabilitar. Las últimas decisiones han ido por la vía de la reforma para luego ofrecer los pisos en alquiler. En total, 32 viviendas que saldrán al mercado, mientras que ya se han concedido las primeras subvenciones a las comunidades de vecinos del barrio. En cuanto a las obras de reurbanización, se ultiman también los proyectos para cinco calles por 1,2 millones. Las vías elegidas han sido Luis Despuig, San Pedro, Los Ángeles, la plaza del Rosario y la plaza Calabuig. La previsión es que estas intervenciones empiecen a principios del próximo año.