Las Provincias

Cangrejos azules capturados en El Palmar. :: lp
Cangrejos azules capturados en El Palmar. :: lp

El cangrejo azul rompe redes y causa el desplome de la pesca en la Albufera

  • La Comunidad de El Palmar convoca una asamblea mañana para tratar el perjuicio de la especie ante el descenso de capturas de anguilas

En octubre de 2014 se detectó el primer ejemplar en aguas de la Albufera, aunque no ha sido hasta este año cuando los pescadores han disparado todas las alarmas por el perjuicio del cangrejo azul, que con sus pinzas se dedica a romper las redes donde previamente han sido capturadas anguilas, permitiendo que se escapen o comiéndoselas sin más preámbulos.

El presidente de la Comunidad de El Palmar, José Caballer, comentó ayer que la campaña está siendo un «desastre» por este motivo, con un bajonazo en la pesca como no se veía desde hace años. La rotura de los 'mornells' provoca además un perjuicio económico porque en un redolí se puede poner hasta una veintena de estas trampas.

«Cada una cuesta unos 60 euros y casi todas acaban rotas por completo», aseguró, para añadir que desde el pasado día 1, cuando comenzó la campaña de pesca en la Albufera, se han capturado unos cien kilos de cangrejos azules. Pese a que en algunos sectores se comenta las posibilidades de este crustáceo para su venta, la opinión de Caballer es que no compensa por el destrozo de las redes y la bajada en la recogida de anguilas en los puestos fijos.

La entidad ha pedido también una reunión con la Conselleria de Medio Ambiente, para ver qué solución puede ofrecer la Generalitat. «Por lo que sabemos no está considerada como especie invasora y eso será un problema», aseguró.

El cangrejo azul es originario del Atlántico norte y se caracteriza por su gran voracidad. En los últimos años se ha detectado por toda la costa mediterránea y sus efectos en la fauna autóctona. Tellinas, almejas, huevas de sepia y todo lo que acaba al alcance de sus pinzas.

«Si te pilla un dedo, te hace sangre», afirmó Caballer, quien señaló que de las 60 ó 70 familias que suelen faenar en el lago este mes, estos días apenas salen a faenar 15 personas. «El cangrejo azul se ha consolidado y la Conselleria (de Medio Ambiente) nos tendrá que decir cómo proceder».

La presidenta local de la asociación Tyrius, Carmen Serrano, destacó por su parte el grave perjuicio por la rotura de las redes. «Es un desastre lo que está pasando este año». La alternativa de poner redes más gruesas y duras, de plástico o metálicas, tienen el problema de su financiación en plena campaña.

«Cuando hace un agujero con las pinzas, las anguilas se escapan porque tienen mucha habilidad», subrayó Caballer. Investigadores de varias universidades estudian desde hace tiempo las consecuencias de la introducción de estos animales en la costa mediterránea, por lo que ahora tendrá un buen banco de pruebas en la Albufera.

El nivel del agua es el adecuado y su calidad también, indicó Caballer. Estos días se han quemado grandes extensiones de paja de los arrozales, para evitar la pudrición del caudal. La masa de humo que genera es otro de los problemas para la Generalitat, que no ha podido introducir una alternativa viable pese a las críticas de los partidos del Consell cuando estaban en la oposición.

Serrano dijo que los mosquitos «no han desaparecido y el agua estancada fomenta su proliferación», por lo que demandó más caudal para la Albufera a corto plazo.