Las Provincias

Ribó prosigue con el cambio del nombre de Valencia pese a las dudas de su legalidad

Pleno celebrado en el Ayuntamiento de Valencia, en una imagen de archivo. :: jesús montañana
Pleno celebrado en el Ayuntamiento de Valencia, en una imagen de archivo. :: jesús montañana
  • El PP enviará un escrito al Consell alertando de la falta de un aval jurídico sobre el proceso y no convence al tripartito para rehacer la propuesta

El alcalde Joan Ribó ha decidido seguir la tramitación del expediente para cambiar el nombre oficial de la ciudad y que sea sólo en valenciano. Los votos del tripartito sirvieron ayer para rechazar la propuesta del grupo popular apoyada por Ciudadanos y que el proceso se iniciara de nuevo, a la vista de las dudas legales y de tramitación en una iniciativa tan importante.

El concejal del grupo popular Cristóbal Grau indicó que el gobierno municipal no aceptó en la comisión de Desarrollo Humano ninguna de las dos propuestas que incluían la alternativa del PP, ni la de hacer un informe técnico nuevo que permita la presentación de alegaciones, ni la de pedir a los servicios jurídicos del Consistorio que avalen la legalidad del expediente tal y como se mandará a la Generalitat.

Los antecedentes del caso se remontan al pasado marzo, cuando una moción de la alcaldía llevada al pleno inició los trámites para que el nombre oficial de Valencia dejará de ser en castellano y pasara a la forma exclusiva en valenciano, en concreto con la forma 'València'. El expediente pasó por el pleno sin que ningún grupo de la oposición presentara una alternativa, aunque durante el proceso de alegaciones optaron por reclamar la doble denominación en bilingüe, para adaptar así el topónimo a la realidad social de la capital de la Comunitat.

Tres entidades y dos particulares presentaron alegaciones, aunque para que el nombre en valenciano se escribiera 'Valéncia', aludiendo a razones históricas. Todas fueron desestimadas por el gobierno municipal tripartito, que en los plenos de julio y septiembre volvieron a desestimar las propuestas de los grupos de la oposición para que el nombre sea bilingüe.

Grau recordó que la comisión dio cuenta ayer del requerimiento pedido por la Dirección General de Administración Local, quien frenó a Ribó el expediente para solicitar un informe técnico que justificara la modificación del topónimo. La alternativa del grupo popular pasaba por atender esa petición, aunque desde el principio, es decir, que se cumpliera el artículo 2 del Decreto 58/1992 de 13 de abril del Consell.

Esta normativa establece que deben recabarse «informes de particulares o entidades con autoridad sobre el tema que justifiquen adecuadamente el cambio que se propone». Ese es el procedimiento correcto, insistió el edil, para modificar el nombre de los municipios.

En las 14 páginas redactadas por el Gabinete de Normalización Lingüística, se cita en uno de los apartados como uno de los argumentos a favor el 'Corpus toponímic valencià' que publicó la Acadèmia Valenciana de la Llengua en 2009.

Pero el edil popular matizó que los técnicos municipales redactan esa referencia diciendo: «va establir com a nom del nostre municipi, en valencià, València». Esto supone que centra el debate en si la tilde debe ser abierta o cerrada, para no decir nada acerca de la doble denominación oficial en bilingüe.

Un informe de nueva creación, como dice el edil popular, serviría para introducir esta última cuestión y pedir opinión a las entidades a las que se refiere el decreto. A la vista de esta negativa, así como del informe de legalidad pedido a los servicios jurídicos del Consistorio, el grupo popular ha decidido enviar un nuevo escrito a la Generalitat, para alertarle de lo que considera incorrecciones o incluso irregularidades a lo largo del proceso, para que considere la Conselleria de Justicia si debe obligar a rehacer el proceso.