Las Provincias

Un perito revela ante el juez «presiones» para culpar a FGV del accidente del metro

Una víctima, en la comisión de investigación de Les Corts. :: i. marsilla
Una víctima, en la comisión de investigación de Les Corts. :: i. marsilla
  • El exsubdirector del Instituto Valenciano de Seguridad rechazó en un informe que hubiera infracción de la normativa de prevención de riesgos laborales

La comparecencia en el juzgado de instrucción número 21 de Valencia de Salvador Puig, exsubdirector del Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat), tenía que ser el jueves prácticamente rutinaria. El objetivo, que ratificara ante la instructora del accidente de metro el informe presentado en mayo, en el que el especialista descartaba que en Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana se hubiera infringido la normativa en materia de prevención de riesgos laborales en materias como turnos de los maquinistas y periodos de descanso. Pero lejos de la rutina, la comparecencia de Puig fue contundente. Según ha podido saber LAS PROVINCIAS, el perito sostuvo ante el magistrado haber sido objeto de presiones para responsabilizar en su informe a FGV del accidente.

El testigo no detalló qué tipo de presiones fue las que sufrió, ni tampoco por parte de quién se produjeron. La declaración de Salvador Puig se remontó a 2006, el año del siniestro que costó la vida a 43 personas y causó heridas a otras 47. En aquella fecha, el entonces técnico del Invassat realizó un informe en el que señaló el exceso de velocidad como causa del letal descarrilamiento. Tras archivarse el caso y ordenar la Audiencia una instrucción más minuciosa, el juzgado ordenó una ampliación del estudio realizado por el especialista.

En esta ocasión el informe lo realizó ya como subdirector del Invassat. El documento, en cuyo contenido el jueves se ratificó el perito, descartó infracción de la normativa de prevención de riesgos laborales, como ya informó el mes pasado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV). El dictamen coincidía con los informes aportados por el inspector de Trabajo, quien también fue citado el jueves a declarar.

Durante su testifical, Puig señaló haberse sentido «incomodo» por las presiones recibidas. De hecho, puso otro dato sobre la mesa: el informe ampliatorio se presentó ante el juzgado el 20 de mayo. Una semana después fue cesado de su puesto de subdirector del Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo, según detalló en el juzgado.

El inspector de Trabajo, por su parte, se ratificó en su informe, que descartaba infracción de la normativa de riesgos laborales por parte de FGV, aunque a preguntas de la fiscal sí añadió que el riesgo de velocidad no estaba contemplado dentro del plan de prevención de riesgos de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV).

Abrir una investigación

La declaración del exresponsable del Invassat abre la puerta a que alguna de las partes personadas en el proceso pueda reclamar a la juez la deducción de testimonio de este extremo, es decir, enviar el testimonio del perito a otro juzgado para abrir una investigación que esclarezca las supuestas presiones. De hecho, este trámite fue solicitado por Eduardo Soler, abogado de cuatro de los investigados, aunque la fiscal se opuso a ello.

Durante la comparecencia del antiguo responsable del Invassat hubo un intenso debate entre la fiscal y la juez, al no estar de acuerdo en un extremo: desde el ministerio público se querían introducir algunas preguntas en referencia a cuestiones salidas a la luz durante la comisión de investigación del accidente celebrado en Les Corts. La titular del juzgado de instrucción número 21 de Valencia se negó al planteamiento de los interrogantes, al tratarse de cuestiones no incluidas en la instrucción.