Las Provincias

«Ya era hora»

  • Los vecinos del entorno de Palleter celebran el desbloqueo de un PAI que ha estado 15 años paralizado

Hace unos meses las máquinas comenzaron a trabajar en el entorno de las calles Palleter, Tarazona y Gabriel Miró, junto a la Gran Vía Fernando el Católico. Son los vértices del conocido como PAI Palleter, programa de actuación integrada fue aprobado a finales junio de 2001 y que ha estado más de 15 años bloqueado por diferentes recursos y sentencias del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

“No me lo creía cuando vi que iban a empezar las obras, porque esto está así desde hace 43 años”, comentó Mª José Soldevilla. “Es un tapón, y a mí me coge todo el comedor, la pared; cuando abro la ventana sólo veo pared”, agregó. “Todo esto lleva así lo menos 25 o 30 años, vacío; la calle Tarazona lleva a así al menos 25 años”, aseguró una de las vecinas de este barrio de Extramurs.

“Yo conozco esas casas de casi toda mi vida, y siempre han estado, si no así, cerca; tengo ochenta años, así que imagíneses los años que han estado así, siempre a punto de tirarse abajo, pero nunca se ha hecho”, indicó Isabel Martínez, también vecina del barrio.

“Ya era hora; el problema que teníamos es que muchos coches se quedaban aquí sin saber que la calle continuaba, y mucha gente se perdía y tenían que dar la vuelta; esto es lo mismo que ocurrió en Ángel Guimerá hace tiempo, y mire qué bien va”, explicó Miguel Ángel Blázquez, comerciante del barrio.

Las obras que comenzaron durante el verano permitirán la eliminación de tapones urbanísticos y la regeneración de un área de más de 5.000 cuadrados. La edificabilidad del sector es de 16.888 metros cuadrados, lo cual significa que se podrán construir más de un centenar de nuevas viviendas, además de los correspondientes aparcamientos subterráneos y bajos comerciales.

“A mí me gustaría que se contruyeran viviendas, porque parque tenemos aquí detrás y también Fernando el Católico, no nos hacen falta más, además de que estaría metido entre fincas”, opinó Rafael Torregrosa, vecino del barrio desde hace 50 años.

“Que se abra la calle Palleter, que pongan las aceras y que pongan luces”, es lo que pidió Mª José Soldevilla al ser preguntada por su deseo para una vez concluyan las obras.

“Lo que desearíamos es que, independientemente de que la calle continúe, que la construcción que se levante se haga de acuerdo a lo ya construido, y más margen para los peatones, que las aceras son muy estrechas”, concluyó Miguel Ángel Blázquez, comerciante del barrio.

Temas