Las Provincias

Regantes denuncian que el agua de buena parte de las depuradoras es inservible

Análisis de aguas residuales en una depuradora (imagen de archivo). :: óscar chamorro
Análisis de aguas residuales en una depuradora (imagen de archivo). :: óscar chamorro
  • El Consell insiste en la reutilización hídrica pese a que un gran número de plantas genera recursos que no son aptos para hortalizas y verduras

«¿El Gobierno valenciano sabe que tenemos sequía?», se preguntaba ayer José Antonio Andújar, presidente de la Federación de Comunidades de Regantes de la Comunitat (Fecoreva) tras la junta general extraordinaria celebrada ayer en Valencia. En este encuentro, se puso de manifiesto el malestar del colectivo con la Generalitat, al entender que «ha ignorado» las propuestas que el sector confeccionó para atender las principales necesidades del regadío valenciano ante la carestía hídrica que viene sufriendo la Comunitat. Entre ellas, destaca como principal la petición de la interconexión de cuencas creando «autovías del agua» para trasladar recursos de zonas excedentarias a enclaves deficitarios.

Sin embargo, la respuesta del Consell ha sido, de momento, la de apostar por la reutilización de los recursos, bien a través de plantas depuradoras o de las desalinizadoras, iniciativas que no están sirviendo para satisfacer las urgencias del campo, según denuncian los regantes. Sobre ello, Andújar explicó a LAS PROVINCIAS que el agua que depura buena parte de las plantas potabilizadoras no es apta para el riego de hortalizas y verduras; mientras que los recursos procedentes de las desalinizadoras suponen un coste cuatro veces superior al del agua de pozos o ríos.

En concreto, las plantas depuradoras realizan tres tipos de tratamientos: primario (reducción del contenido de sólidos en suspensión), secundario (se somete a la acción de microorganismos) y terciario (eliminación de los microorganismos y de ciertos componentes, como el fósforo). Tras la depuración secundaria, el agua puede verterse a los ríos, pero debe pasar por la tercera fase para destinarla para el riego de cultivos, como marca la normativa europea.

Sin embargo, como advierte Andújar, la mayor parte de las plantas valencianas se queda en la segunda fase, por lo que no es apta para el riego de estos cultivos.

«Hemos pedido al Consell que haga analíticas de cada una de las depuradoras, pero no recibimos respuesta. Estamos a favor de la depuración, pero tenemos que ser mucho más escrupulosos porque el inconveniente es que en periodos de sequía como el actual se utiliza todo tipo de agua», indicó este portavoz, quien alertó de la difícil situación que atraviesa en sistema del Turia. Por tanto, «le hemos dicho a los gobernantes actuales que engañan a la opinión pública porque con los recursos actuales no se cubren las necesidades».

Andújar reclamó también el apoyo de la Generalitat para exigir al Gobierno central la modernización de las infraestructuras de regadío y la reparación de embalses con fugas, entre una veintena de propuestas más. También mostró su malestar por que el president Ximo Puig no reciba a la comisión permanente de la junta de regantes.

Por su parte, la consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián, volvió a defender ayer la desalinización y la reutilización, aspectos que definió como «soluciones sobre las que un gobierno responsable debe de trabajar». En esta línea, insistió en que «la reutilización de las aguas residuales convenientemente depuradas y el uso del agua desalinizada de mar son herramientas claves para cuadrar las cuentas hídricas».