Las Provincias

El PP alerta del riesgo de que el proceso para cambiar la denominación sea nulo

Eusebio Monzó, en el hemiciclo del Ayuntamiento. :: irene marsilla
Eusebio Monzó, en el hemiciclo del Ayuntamiento. :: irene marsilla
  • Monzó envía una carta a todos los grupos municipales para retomar el debate y evitar una nueva rectificación en un proyecto tan importante

El Ayuntamiento celebra mañana la comisión de Desarrollo Humano, donde se ha previsto la aprobación del informe técnico redactado por el Gabinete de Normalización Lingüística que pretende dar soporte a la moción impulsada el pasado marzo por el alcalde Joan Ribó. El portavoz del grupo popular, Eusebio Monzó, anunció ayer el envío de una carta a las otras cuatro formaciones con representación en el Consistorio, para aprovechar la rectificación del gobierno tripartito y «empezar de cero».

«Se abre una nueva oportunidad para, más allá de nuestras posibles y legítimas discrepancias de fondo en cuanto a la denominación del municipio, nos pongamos de acuerdo todos los grupos municipales en la necesidad de extremar las cautelas en las cuestiones formales», señala en la carta el portavoz.

En la misiva no se habla por lo tanto ni de que la premisa del acuerdo sea el bilingüismo en el topónimo, un aspecto defendido por el PP y Ciudadanos, sino evitar cualquier posible anulación de un proceso tan simbólico como el nombre de la capital de la Comunitat.

El requerimiento pedido por la Dirección General de Administración Local, más allá del informe adelantado ayer por LAS PROVINCIAS, supone a juicio del concejal del PP Cristóbal Grau la obligación de «empezar de nuevo, por ejemplo con las alegaciones. Las asociaciones y particulares no pudieron redactarlas con toda la información necesaria, como se ha visto».

Tras la aprobación inicial, tres entidades culturales valencianistas, Lo Rat Penat, Real Academia de Cultura Valenciana y la Asociación de Escritores en Lengua Valenciana, presentaron alegaciones para que la denominación de la ciudad fuera con acento cerrado, es decir, 'Valéncia'. Todas fueron desestimadas, igual que ocurrió con dos particulares.

Respeto a la legalidad

«Queremos que su tramitación se haga legalmente respetando el Decreto 58/1992, de 13 de abril, del Gobierno Valenciano, que regula el procedimiento de alteración de los nombres de municipios», comentó Monzó. Este decreto es el que dice que las peticiones deben ir acompañadas por «un expediente donde se razone y se justifique adecuadamente el cambio que se propone con los informes de particulares o de entidades con autoridad sobre el tema».

En su opinión, el cumplimiento de este artículo es «una obligación legal que el alcalde Ribó obvió deliberadamente pese a que desde el grupo popular le advertimos en el pleno y en la comisión de Cultura que estaba cometiendo una irregularidad administrativa grave y que la Generalitat, como finalmente ha sucedido, tumbaría el expediente».

La carta se envió ayer, con antelación a la comisión de Desarrollo Humano y el objetivo de la misma, apuntó Monzó, es que se «rectifique la alcaldada del señor Ribó, que pretendía imponer el nombre de Valencia en una sola de las lenguas oficiales de la Comunitat Valenciana con un simple informe firmado por él mismo». El gobierno tripartito defiende desde el inicio del proceso que el nombre sea sólo «València».

Monzó exigió al alcalde que se disculpe ante las entidades que presentaron alegaciones por la falta de rigor histórico en la desestimación de sus peticiones. «Ha quedado demostrado que el alcalde ha actuado sin ningún rigor, dando validez únicamente a su opinión personal, y descartando la posición de instituciones culturales históricas cuya voz debe ser tenida en cuenta».