Las Provincias

El Ayuntamiento restaura el acceso principal y cuatro fuentes en Viveros

Una restauradora trabaja, ayer, en la decoración de la verja de Viveros. :: p. m.
Una restauradora trabaja, ayer, en la decoración de la verja de Viveros. :: p. m.
  • La intervención eliminará la huella de la polución en la entrada próxima al puente del Real, además de la reforma de un local junto a la entrada

Poco a poco y con una espátula de pequeño tamaño, una restauradora se encargaba ayer de limpiar la decoración en piedra del acceso principal al jardín de Viveros, recayente a la calle San Pío V y al puente del Real. Es uno de los trabajos del encargo que supondrá un amplio lavado de cara en una de las parte más visibles del parque.

Los recortes de los últimos años han convertido Viveros en menos de lo que se merece un jardín protegido por su valor patrimonial, sin duda el más representativo de la ciudad par miles de familias. El Ayuntamiento ha decidido ahora emprender una serie de mejoras, según indicó ayer la delegada de Patrimonio Cultural, Glòria Tello, quien estimó que en unos tres meses habrán acabado todos los trabajos.

La limpieza de la piedra irá seguida de la consolidación de todas las piezas de piedra, para seguir con las verjas de las grandes puertas. En el interior, también se restaurará una pequeña casa ya vallada y donde se han puestos unos andamios.

Tello dijo que el proyecto incluye la renovación de la instalación eléctrica, que estaban en un estado muy deteriorado. Para más adelante se deja la rehabilitación de unos bancos decorados con piezas de cerámica, pegados al acceso pero en su interior. «El compromiso es hacerlo lo antes posible», señalaron fuentes municipales.

Lo que sí funciona como estanques son fuentes en el mismo parque que tenían las bombas estropeadas desde hacía tiempo. Se han reconvertido en láminas de agua con nenúfares y plantas acuáticas. Quedará pendiente alguna intervención más como la conocida como fuente de los patos, donde había en exposición estos animales, así como la puesta en valor de los restos arqueológicos del Palacio Real.

Esta zona se encuentra en la parte próxima a la calle General Elio, donde también hay una caseta que debía servir para una pequeña exposición permanente y que nunca se llegó a abrir. En el otro extremo del parque, la empresa adjudicataria sigue con el vaciado del antiguo zoológicos y los trabajos previos a los derribos para ensanchar la calle Pintor Genaro Lahuerta,.

Esta última inversión supondrá la desaparición de unos barracones de Cruz Roja, además de eliminar un callejón sin salida en la parte trasera del Museo de Bellas Artes. Los operarios de la empresa tenían previsto comenzar ayer las demoliciones, dado que no se podía aparcar en la citada calle. De manera paralela, el Consistorio ha retomado el concurso para la reconstrucción de una agencia de lectura, saqueada los últimos años y que jamás llegó a abrirse al público. La ampliación de Viveros en los terrenos del antiguo zoo permitirá la apertura de la pequeña biblioteca, sin acceso directo desde Pintor Genaro Lahuerta.