Las Provincias

Una nube de humo envuelve Valencia por la quema de paja

fotogalería

Quema de la paja del arroz, esta tarde, en Valencia / J. Signes

  • Ha «ahogado» barrios como San Marcelino o San Isidro y localidades como Algemesí y Alfafar

La quema de la paja del arroz en la Albufera ha llegado a los barrios del sur de Valencia. El humo proveniente de las quemas ha «ahogado» barrios como San Marcelino o San Isidro y en localidades como Algemesí o Alfafar los vecinos han denunciado que apenas se podía respirar y que ha habido colegios que no han sacado a los niños al patio para evitar que respiren el humo.

Los municipios más cercanos al marjal como Catarroja, Silla, Massanassa, Benetússer, Alfafar e incluso Torrent son los que más sufren las consecuencias de la quema de la paja del arroz por su cercanía y los vecinos se sorprenden de que se hayan vuelto a retomar estas prácticas que hacía años que no se producía. El humo llega a estas localidades dependiendo del viento y ayer fue especialmente denso, agravando los problemas respiratorios de los asmáticos y alérgicos, y provocando picores en los ojos y la garganta que no censan durante todo el día.

Las protestas de los residentes en estas poblaciones se centran en que los arroceros deberían esperar a que el viento sople de poniente para evitar que la humareda llegue al casco urbano y provoque estas consecuencias en la salud de los vecinos.

La verdad es que según la resolución de la Conselleria de Medio Ambiente, las quemas, que se permiten de 13 a 18 horas entre el 3 y el 29 de octubre, se permiten únicamente dependiendo de determinadas condiciones meteorológicas.