Las Provincias

El Síndic pide al Consistorio medidas para reducir el ruido en Germanías

  • El Ayuntamiento argumenta que otras zonas tienen un nivel acústico similar, pero el defensor del pueblo requiere mejoras

valencia. El Síndic de Greuges ha recomendado al Ayuntamiento de Valencia que adopte todas las medidas necesarias, entre ellas un plan de mejora de la calidad acústica, para «reducir al máximo posible los elevados niveles de decibelios» en la gran vía Germanías. Así se pronuncia el defensor del pueblo valenciano, José Cholbi, ante la queja planteada por un vecino por las «insoportables molestias» que asegura que padece en su casa por el ruido.

«Los coches y motos entran y salen a toda velocidad. Lo mismo ocurre con los vehículos que se dirigen por encima del túnel hacia la pista de Silla. Por esta avenida pasan prácticamente todas las líneas de la EMT y hay nueve carriles de circulación», exponía el autor de la queja. Planteaba como solución la colocación de pantallas acústicas o la creación de un seto central con palmeras.

El Consistorio remitió un informe con los datos de sus últimas mediciones sonométricas, realizadas en 2015, en las que se producía un aumento respecto a 2012 que atribuye «al normal desgaste con el tiempo del pavimento». Añade que los niveles «son habituales para vías con similares intensidades de tráfico», como ésta.

Pero el autor de la queja insistió en que, según la Organización Mundial de la Salud, el nivel sonoro aceptable es de 65 dB. Y a partir de 75 dB «es intolerable». Además, considera «una ironía que el Ayuntamiento diga que en otros puntos de la ciudad con una similar intensidad de tráfico el nivel acústico es similar». Así lo argumenta: «Es como si me quejara de que hay inseguridad en mi barrio y la administración me contestara que en otras zonas hay un nivel más o menos igual».

El Síndic señala que, en virtud de los límites establecidos por la Ley valenciana de protección contra la contaminación acústica, los 73 decibelios medidos en este punto requieren un plan de mejora. Y recuerda que las molestias acústicas generan «perniciosas consecuencias para la salud de las personas», según el Tribunal Constitucional.