Las Provincias

Asistentes al acto del centenario de la Fundación Rotaria. :: lp
Asistentes al acto del centenario de la Fundación Rotaria. :: lp

Cien años de labores solidarias de la Fundación Rotaria

  • La entidad celebra su aniversario en el Monasterio de El Puig y subraya sus logros contra la polio o la malnutrición

valencia. Detectar necesidades sociales e intentar cambiarlas es el principal objetivo de la Fundación Rotaria, que anoche celebró su centenario en el Monasterio de Santa María de El Puig. En esta fecha echan la vista atrás y comprueban que su identidad, «aquello que siempre ha estado presente en el ánimo de la Fundación, ha sido el servicio a la comunidad a través de normas éticas», según el presidente del Comité de Proyectos del Rotary Club Valencia-Centro, Ricardo Sáez.

Rotary tiene proyectos a nivel mundial y la Fundación Rotaria se encarga de financiar estos proyectos, que tienen una acción local, es decir, «una red de implantación mundial, con proyectos locales que prestan servicios humanitarios»", señala Sáez. Cambian vidas a nivel local, pero su acción está en todo el mundo.

La Fundación Rotaria celebró anoche 100 años en un edifico «emblemático» como el Monasterio de El Puig. El acto tuvo como protagonista al gobernador del Distrito 2203, el valenciano Isidoro Alés. El gobernador explicó el inicio y los cometidos de la Fundación Rotaria en sus 100 años de existencia y quiso destacar que «la lucha contra la polio efectuada por la Fundación ha reducido a 26 los casos en el mundo en 2016».

El Distrito 2203 es uno de los tres distritos en los que se divide Rotary España. La organización mundial la integran 31.000 clubs que funcionan en 166 países. En nuestro país cuentan con más de 80 clubs, de los cuales 20 están en la Comunitat Valenciana. Los clubs están formados por líderes empresarios y profesionales que «con su trabajo contribuyen al desarrollo de la buena voluntad de la organización», apunta Ricardo Sáez.

La Fundación se nutre de los recursos y aportaciones mediante la organización de «eventos, actividades o jornadas que generan ingresos», y así consiguen financiación que destinan a los distintos proyectos. Priman aquellos que trabajan para erradicar la malnutrición o las enfermedades, algunos referidos a la potabilización del agua son «prioritarios», ya que asegura que «la frontera entre la enfermedad y la salud está en el agua». Otro de sus proyectos estrella es la lucha contra la polio. A través de su observatorio consiguen «detectar y actuar mejor para frenar este tipo de enfermedades».