Las Provincias

La deuda y el aumento del gasto obligan a la EMT a pedir más dinero

La EMT pide más dinero agobiada por la deuda y el aumento del gasto
  • El PSPV reclamará que el Presupuesto de 2017 destine más fondos a Empleo, en unas cuentas que darán prioridad también al comercio

El rechazo del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a incluir el próximo año en los Presupuestos del Estado una partida de 38 millones de euros para el transporte metropolitano de Valencia, acentúa la necesidad de la EMT de disponer de más fondos del Presupuesto municipal. Este año ha recibido 59 millones, mientras que para el próximo ejercicio ha solicitado seis millones más.

Las concejalías y las empresas municipales empiezan a enviar sus peticiones al delegado de Hacienda, Ramón Vilar, quien debe componer un documento para llevar al pleno. Con las mismas transferencias del Estado que este ejercicio y la congelación de tasas e impuestos, salvo el mantenimiento de la subida del IBI, será difícil componer unas cuentas que contenten a todos los ediles.

El alcalde Joan Ribó pidió en el encuentro de concejales y cargos de confianza celebrado en El Saler que tuvieran «solidaridad» con la concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano, en el sentido de que necesitará más fondos para las contratas de limpieza y recogida de basura.

Como publicó LAS PROVINCIAS, será una de las prioridades en el Presupuesto de 2017, mientras que lo de la EMT es harina de otro costal. La petición de la empresa presidida por el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, se debe a las cargas financieras que soporta por una deuda casi histórica, así como el peso cada vez mayor de los viajes gratuitos, tanto de menores de diez años como los bonos a desempleados. Esta situación acaba de complicarse con la negociación actual del convenio, que con toda seguridad acabará aumentando el coste laboral.

Fuentes municipales casi descartaron que se vaya a conceder los seis millones de euros extra a la empresa municipal, que en los últimos meses ha presentado un incremento de viajeros. Pese a ese aspecto positivo, no está claro que ocurra lo mismo con la venta de billetes, donde este año se ha previsto un incremento de tres millones más que en 2015.

La remodelación de líneas puesta en marcha parcialmente (contestada en algunos barrios por la supresión o desvío de itinerarios) entra así en una fase delicada. El próximo año será el de los intercambiadores, grandes paradas en los alrededores del centro, a partir de donde saldrán autobuses lanzadera a lugares ahora colmatados de dársenas de la EMT como la plaza de la Reina o la del Ayuntamiento. Pero para eso será necesario contar con financiación.

Todas estas incógnitas se desvelarán en una próxima reunión de los portavoces de los tres grupos del tripartito, Pere Fuset, Sandra Gómez y Jordi Peris, donde se trazarán las prioridades para el próximo año.

Además de los criterios establecidos en el encuentro de El Saler, las mismas fuentes indicaron que la concejal socialista Sandra Gómez, portavoz del gobierno municipal, reclamará una mayor aportación al área de Empleo, una de las principales que dirige junto a Turismo.

El Consistorio tiene pocas competencias en este asunto, aunque se considera que la tasa de paro en Valencia es «insoportable», al elevarse a 64.153 personas, lo que supone un 19% de los vecinos en edad de poder trabajar. De ahí que se quiera potenciar la ayuda a emprendedores, talleres de formación y cualquier tipo de herramienta que ayude a encontrar un empleo.

Una de las partidas que se da por seguro que aumentará serán las subvenciones a comercios. Después del encontronazo entre el tripartito y las asociaciones de comerciantes a cuenta de la subida del IBI, se quiere tener un gesto más que significativo con el sector, precisaron.

Vilar estará hasta el día 25 de este mes recibiendo las propuestas para confeccionar el Presupuesto, que este año llegó en la parte consolidada (Ayuntamiento más empresas y organismos autónomos) a 836,9 millones, lo que representó un total de 33 millones más que en 2015.