Las Provincias

El PP critica el «caos» de las ayudas en el Cabanyal pedidas por 560 familias

Una de las calles pendientes de rehabilitar en el Cabanyal. :: j. monzó
Una de las calles pendientes de rehabilitar en el Cabanyal. :: j. monzó
  • Novo dice que sólo se ha dado un día para tramitar la nueva convocatoria y el tripartito replica que las subvenciones para viviendas no se perderán

Dos versiones para la misma historia. El concejal del grupo popular Alfonso Novo calificó ayer de «tomadura de pelo» a los vecinos del Cabanyal-Canyamelar que el tripartito haya abierto «tan sólo con un plazo de un día, en concreto para hoy (por ayer), la convocatoria para peticiones de ayudas para la rehabilitación de viviendas».

Las ayudas rondan los cinco millones de euros y servirán para rehabilitar y construir alrededor de 562 viviendas, según informó el director gerente de la empresa Plan Cabanyal, Vicent Gallart, quien desmintió los plazos ofrecidos por el PP y aseguró que todas las solicitudes tienen cobertura legal.

Novo dijo que el Boletín Oficial de la Provincia publicó el jueves el anuncio de la segunda convocatoria para la solicitud de ayudas, dentro del Plan ARRU, y establecía como límite para la presentación de propuestas hasta el día 14, «dejando, por tanto, sólo 24 horas a los vecinos para pedir las ayudas, algo que nos parece una burla inaceptable».

Gallart matizó que la publicación se realizó el día 10 y la del día 13 fue una corrección de errores, para insistir en que todas las solicitudes tramitadas desde el pasado 2 de septiembre, cuando se agotó el plazo de la primera convocatoria, se beneficiarán de las ayudas en caso de que cumplan los requisitos. «No habrá ningún problema, incluso estamos ofreciendo las ayudas a los que tienen licencia de antes y todavía no han empezado las obras», dijo.

Novo señaló que no presentarán recurso para «no perjudicar a los vecinos», aunque destacó lo que en su opinión es un «desaguisado administrativo provocado por el tripartito, consecuencia de la nefasta tramitación de la primera convocatoria de ayudas», al ser en agosto.

El Plan ARRU cuenta con fondos del Ministerio de Fomento y la Generalitat. Para este año se cuenta con los citados cinco millones, de los que el Gobierno aporta un 35% y la Administración autonómica un 20% del coste estimado de las obras.

Aparte está la adjudicación directa al Ayuntamiento de medio millón de euros para construir o rehabilitar una decena de fincas, de las que seis están ocupadas ilegalmente, así como la Lonja de Pescadores. Gallart dijo que en la primera convocatoria se tramitaron 95 expedientes, con un total de 412 viviendas, mientras que en la segunda han sido 35, que completarán alrededor de la cifra total de 562. La subvención media a las comunidades ha sido de 6.000 euros por familia.

Este dinero servirá para acometer obras en zonas comunes, tanto en cubiertas, fachadas como instalaciones generales. Incluso se subvenciona la colocación de placas solares, dentro de un abanico muy amplio de ayudas a la rehabilitación y edificación de nueva planta.

Pese a las garantías dadas por Gallart, Novo insistió en que la primera convocatoria tuvo como final de plazo el 2 de septiembre, aunque «se siguieron aceptando solicitudes de subvención fuera del plazo establecido en las bases aprobadas por la Junta de Gobierno el 8 de julio».

El edil dijo que como «advertimos, estas solicitudes estarían sin cobertura legal. Sobre el plazo tan breve de la segunda, dijo que no quiere «interpretarlo mal, pensando que detrás de todo esto haya un pucherazo para que sólo se presenten proyectos preparados».