Las Provincias

Protestas vecinales en Abastos por el botellón en los jardines de plaza España

Varios jóvenes beben en una calle de Valencia. :: j. monzo
Varios jóvenes beben en una calle de Valencia. :: j. monzo
  • La asociación solicita una reunión con la nueva concejal de Policía Local para trasladarle las quejas de los residentes por el escándalo nocturno

Martes 11 por la noche, víspera de la festividad por el Día de la Hispanidad. El botellón que habitualmente se realiza en pequeños grupos en el entorno de la plaza España, en concreto en el paseo ajardinado central que permite pasar desapercibidos, se dispara y despierta la atención hasta para los conductores que circulan a esas horas por la ciudad.

Así lo confirmó ayer el presidente de la asociación de vecinos de Abastos-Finca Roja, Vicente Micó, quien explicó que la concentración de gente fue «mucho mayor» a la que habitualmente se produce en la víspera de los fines de semana. De hecho, ayer mismo varios residentes de la zona se acercaron hasta la sede de la entidad para trasladar sus quejas por una situación que se prolonga ya varios años. «Estamos cansados de cánticos y borracheras a altas hora de la madrugada, que impiden descansar», lamentó el presidente del colectivo, quien también mostró su temor por la cercanía de fechas como Halloween, donde aumenta el número de jóvenes que salen a la calle para beber.

Por ello, Micó avanzó que tienen pendiente una reunión con la nueva concejal de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, para dar parte de las quejas vecinales e intentar buscar soluciones a este problema. Hace unos años, por ejemplo, representantes de esta asociación vecinal y de la Policía Local hicieron una ronda nocturna para comprobar 'in situ' las áreas con mayores problemas de ruido por la concentración de jóvenes para beber.

Fuentes de la Policía Local de Valencia confirmaron la celebración del botellón y explicaron que los agentes se incautaron de 60 recipientes pertenecientes a los jóvenes que estaban bebiendo en las inmediaciones de la plaza España.

Como recordó el presidente de la asociación, uno de los puntos conflictivos es el parque infantil de la calle Beato Gálvez, «que suele convertirse en punto de concentración y luego ya se va extendiendo hacia la pirámide de la plaza España y la calle San Vicente». También el entorno de la estación de tren Joaquín Sorolla.

El del plaza España no ha sido el único botellón de estos días, pues también la avenida Blasco Ibáñez tuvo uno el miércoles, en este caso por la mañana, correspondiente a los alumnos de la Facultad de Medicina, que lo realizaron frente a la puerta del mismo recinto universitario. Los agentes policiales no impusieron ninguna sanción ni realizaron desalojos.

Un parque infantil

Además del botellón, el jardín infantil de Abastos de la calle Beato Gálvez centra otra de las críticas de la asociación vecinal, en concreto, uno de los accesos por las calles Albacete y Marvá. Según explicó Vicente Micó, «hay una zona del seto que tiene un hueco bastante grande y hemos detectado que hay una persona indigente durmiendo allí». Un colchón y un carro de compra de supermercado son visibles para quienes visitan el parque a menudo.

Los vecinos han avisado de esta situación a la policía y a la Concejalía de Parques y Jardines sin que hasta el momento se haya dado solución a una situación que preocupa a los residentes «por la constante presencia de niños».

También los vecinos de Bulevar Sur-San Vicente Mártir han protestado estos días por el regreso del botellón a sus calles. «Es de menor envergadura que meses atrás pero la situación no ha mejorado y es complicado descansar», indicaron fuentes de la entidad. La cercanía de una discoteca provoca que la gente se concentre en el exterior para beber.