Las Provincias

El Consistorio hará compras directas de pisos tras anular las tres ofertas del concurso

  • Oliver anuncia que invertirá 1,2 millones este año con la búsqueda de viviendas que se adapten a los requisitos para los alquileres sociales

valencia. El Ayuntamiento ha declarado desierto el concurso para la compra de viviendas, una iniciativa presupuestada en 1,2 millones de euros y que tenía como propósito la formación de un incipiente parque público de pisos para alquileres sociales. El proceso no atrajo a ningún banco ni empresa inmobiliaria y sólo se recibieron tres ofertas de particulares, que finalmente han sido descartadas porque no cumplían los requisitos mínimos.

La concejala de Gestión Patrimonial, María Oliver, señaló ayer que el siguiente paso será emplear el dinero en la compra directa de viviendas. Primero se ofrecerá a los que se presentaron al concurso, para los casos que se puedan subsanar las deficiencias, mientras que después se hará un rastreo de la oferta de los bancos, para ver cuáles se acoplan a las necesidades municipales.

Los requisitos del concurso pasaban por un gasto máximo de 50.000 euros por vivienda, impuestos aparte, además de un número mínimo de habitaciones, superficie útil y equipamiento diverso, por ejemplo que la finca tuviera ascensor.

De cara a futuros concursos, Oliver precisó que lo pedido ahora «es por ley, como no que no tuviera cargas ni deudas con la comunidad». Esto ha podido ser una de las claves de la falta de oferta, comentó, dado que a las entidades bancarias no les ha interesado saldar esos pagos sin tener una venta asegurada.

Otra de las alternativas era un proceso negociado sin publicidad, aunque ya no daba tiempo a terminarlo este año. De ahí la decisión de una compra directa, para que los 1,2 millones no pasen a las cuentas de 2017 y el tripartito pueda cumplir una de las medidas estrella del alcalde Joan Ribó, anunciada en la presentación del actual Presupuesto al Consejo Social de la Ciudad.

Valencia, a diferencia de lo que ocurre en otras grandes ciudades, no dispone de un parque público de viviendas para la política de alquileres sociales que desea el gobierno municipal. Eso sí, Oliver precisó que la compra directa se hará en las mismas condiciones fijadas en el pliego de condiciones del fallido concurso. «No se puede cambiar el precio ni las condiciones», dijo.

Recordó que hay bancos con viviendas que pueden entrar perfectamente en esos requisitos. En los contactos posteriores a que acabara el plazo del concurso, la edil dijo que una de las razones que les ha llegado de la falta de la oferta es el «papeleo, si no les aseguras la compra no van a hacer el esfuerzo de pagar la comunidad, eso es lo que entiendo yo».

De cara a próximos años, no se cambiará el pliego porque «las condiciones deben mantenerse, no es una cuestión de precio», aunque la delegada de Gestión Patrimonial apuntó a que se pueden «hacer lotes» para facilitar la presentación de ofertas a los bancos.

Estas entidades tienen un enorme parque de pisos, producto de embargos a particulares o constructoras. El Ayuntamiento ya ha adjudicado la redacción de un plan estratégico de vivienda, un mapa de la situación por barrios que ayudará en la estrategia de facilitar la rehabilitación de edificios.