Las Provincias

El PSPV acusa a Compromís de machista por querer reducir el peso en la Senyera

Momento de la procesión cívica de este domingo, en la plaza del Ayuntamiento. :: j. j. monzó
Momento de la procesión cívica de este domingo, en la plaza del Ayuntamiento. :: j. j. monzó
  • Caballero pide a Tello que rectifique tras decir que el cambio de mástil ayudaría a las mujeres a poder llevarla

«Como mujer, me siento ofendida e insultada». Mercedes Caballero, diputada autonómica y exconcejal de Valencia por el PSPV, avivó ayer la polémica surgida el día anterior con las palabras de la delegada de Cultura, Glòria Tello, quien justificó la propuesta de un cambio de mástil en la Reial Senyera con el argumento de que un menor peso «facilitaría a las mujeres» ser abanderadas en la procesión cívica.

Caballero tuvo ese honor en 2009, lo que hizo «sin dificultad. A estas alturas y con lo que ha costado llegar aquí, no se puede diferenciar entre hombres y mujeres. Si se aligera el peso, será mejor para todos», para reiterar que las palabras de Tello suponen «una ofensa, espero que se desdiga y haya sido un lapsus».

El mástil pesa cuatro kilos y es de madera maciza. La responsable de Cultura anunció tras el final de la procesión cívica y el depósito del estandarte en el Archivo Histórico Municipal, que encargará la restauración de la tela, dañada precisamente en la zona del mástil y con roturas visibles por las rozaduras.

Fue entonces cuando indicó que buscaría el consenso de todos los grupos municipales para hacer una réplica del mástil, más ligera que la actual de 1928. Caballero comentó sobre esto que, a la espera de lo que digan los técnicos encargados de la restauración, ese peso es «una ventaja cuando hace viento; el efecto vela es el mayor problema».

En la polémica terció también el alcalde Joan Ribó, quien en una comparecencia sobre un reconocimiento de la ONU recordó que Mercedes Caballero «es una gran deportista», para añadir que «no sé si el planteamiento de Glòria Tello fue el más afortunado, pero lo que quiso decir es que se trata de «facilitar a todas las personas, sean hombres o mujeres, que puedan hacerlo», en referencia al nombramiento de ser abanderado de la Senyera municipal.

El primer edil aseguró en base a su experiencia (la llevó en 2015) que hace falta «cierta preparación». El estandarte pesa en total 18 kilos y es habitual que los elegidos lleven una faja, dado que el recorrido dura alrededor de hora y media.

En todo caso, Ribó dijo que el cambio de mástil «no es un antojo del gobierno y no se hará sin el consenso de todos», enfriando de este modo las posibilidades de un cambio. Este domingo, tanto el grupo popular como Ciudadanos ya se pronunciaron en el sentido de que la decisión quedará en manos de un informe técnico. No está claro, por ejemplo, cuánto puede aligerarse el peso total de la Reial Senyera y si eso podría resultar un problema en caso de rachas de viento, como apunta la diputada Caballero.

Desde 1985, tres mujeres han sido abanderadas. Además de la citada exconcejal, antes fue Carmina del Río (2005) y Marta Torrado un año después. Es conocido que otras ediles han renunciado en las últimas tres décadas al honor de llevarla por las dificultades del traslado.

Este año, sin ir más lejos, el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, tuvo varios momentos complicados por el viento. Ocurrió en las calles Pintor Sorolla y Barcas, según relató a este periódico. Pese al descanso previo de varios minutos en el jardín del Parterre, el balanceo por las rachas hizo que llegara a la plaza del Ayuntamiento exhausto, donde la entregó para que fuera izada y depositada en el Archivo.