Las Provincias

Ribó convocará «pronto» el consejo para suspender el concurso del Varadero

  • El alcalde dice que «no habrá problemas» en retrasar la decisión y defiende el beneficio del Museo del Mar para la oferta de la Marina

valencia. El alcalde Joan Ribó dijo ayer que la convocatoria del consejo rector del Consorcio Valencia 2007 se hará «lo más pronto posible», tras conocer el acuerdo en la entidad para que la decisión sobre la suspensión del concurso del Varadero se tome en el primer órgano, el de más nivel.

La comisión delegada debía decidir ayer sobre el concurso para la concesión a 20 años sobre el antiguo Varadero y su transformación en un centro gastronómico. La voluntad del Ayuntamiento es cambiar este uso y que el inmueble albergue una subsede del Museo del Mar, por lo que estaba cantada la suspensión del proceso.

Pero los representantes del Gobierno pidieron la víspera que esa decisión se tomara en el seno del consejo rector, dado que afecta a los usos en la dársena, así como a los ingresos del Consorcio, que dejará de ganar 84.000 euros al año (IVA aparte) por la concesión.

El primer edil señaló que elevar la decisión al máximo órgano de la entidad «no es un problema», con la confianza de que se resolverá en poco tiempo. El concurso recibió dos ofertas de sendas empresas, que podrán reclamar la indemnización por los gastos que han tenido hasta ahora y que algunas fuentes cifran en hasta 200.000 euros.

Ribó subrayó que el Consorcio «funciona bien» tras desvelar una reciente reunión que mantuvo con el director general de la entidad, Vicent Llorens, y otros miembros del equipo técnico. «Va a velocidad de crucero», aseguró, para defender que el Museo del Mar en el Varadero será «un aliciente» para el público que vaya a la Marina.

Las empresas afectadas por la paralización del concurso están a la espera del más que anunciado final, aunque la asociación de empresarios de la Marina emitió un comunicado donde criticaban duramente el perjuicio causado.

El Consorcio hizo un amago de suspensión en abril, aunque finalmente siguió adelante el concurso, hasta que hace unas semanas la comisión que coordina el desarrollo del Museo Marítimo propuso el citado edificio como subsede. La idea fue aceptada por el alcalde Ribó de inmediato.

Al menos una de las firmas está dispuesta a invertir dos millones de euros, lo que refleja el mal estado de conservación del inmueble. El concurso prevé la construcción de un anexo de una planta, entre el Varadero y el mar, para aprovechar este espacio. El proyecto del museo también prevé utilizar la explanada para la exposición de barcos de época.