Las Provincias

El Ayuntamiento de Valencia permitirá a funcionarios trabajar desde casa

El Patio de Cristales tras su reforma hace dos años. :: jesús montañana
El Patio de Cristales tras su reforma hace dos años. :: jesús montañana
  • El convenio incluirá permisos retribuidos a embarazadas, pluses a empleados que atiendan al público y consolidación de plazas para interinos

El Salón de Cristal acogió ayer la firma del convenio que regirá las condiciones laborales de los 4.961 funcionarios e interinos del Ayuntamiento hasta 2019. Una de las novedades más llamativas es la puesta en marcha de un programa piloto para permitir el trabajo desde casa, al menos durante unos días a la semana.

El concejal de Personal, Sergi Campillo, comentó que ahora se está en la fase de mirar lo que se ha hecho en otras Administraciones públicas. «No somos los primeros porque el teletrabajo está implantado en otras ciudades. Aprenderemos de sus errores y aciertos», indicó.

A falta de definir la oferta que se hará a los funcionarios, el edil señaló tras la firma presidida por el alcalde Joan Ribó que se mira más en el tipo de personas que en servicios determinados. «Miramos por ejemplo personas con niños pequeños, con dependientes a su cargo, que tengan un lugar adecuado para desarrollar el trabajo», donde destacó que obviamente no será ninguno de contacto directo con el público. Citó como ejemplo la realización de informes. «Pueden venir dos días a la semana y quedarse tres en casa, pero ha de desarrollarse un programa piloto», matizó Campillo.

Sobre el convenio, el alcalde Ribó destacó la unanimidad lograda con todos los sindicatos, así como la ruptura de la tendencia de pérdida de personal, que en los últimos años ha supuesto 600 empleados. Al final de año, estimó que trabajarán en el Consistorio unas 300 personas más que ahora.

Esos supondrá un fuerte aumento en el capítulo de Personal del Presupuesto municipal, que está por definir. Esto se debe a que la aplicación del convenio será progresiva, en el sentido de que algunas novedades dependerán de la decisión de los propios funcionarios.

Tanto Ribó como Campillo subrayaron que se duplicarán las indemnizaciones por jubilación anticipada, que pasan de 8.000 a 16.000 euros, para aquellos que opten por el retiro a los 63 años. También los permisos retribuidos a embarazadas a partir de la semana 37 (el parto se produce entre la 39 y la 40), mientras que en el caso de gestación múltiple, se adelantará a la semana 35.

Representantes sindicales destacaron la carrera profesional, mientras que Campillo puso el acento en otra novedad, como un complemento en el sueldo para aquellas personas que se dediquen exclusivamente a atender al público.

Ribó habló de hacer un planteamiento de «una empresa moderna, donde se valore a los funcionarios para que el servicio sea de máxima calidad». La previsión es que el documento sea aprobado incluso en el próximo pleno municipal. La unanimidad lograda entre los sindicatos no es seguro que se consiga en los grupos municipales. El concejal del grupo popular Vicente Igual manifestó que la gestión del área de personal «está perjudicando gravemente el funcionamiento del Ayuntamiento».

Consideró una «decisión irresponsable» la concesión de reducción de jornada, que ha supuesto la «minoración de más de 100.000 horas de trabajo» y que ha obligado al Ayuntamiento a realizar contrataciones «alegando que el anterior equipo de gobierno había disminuido brutalmente la plantilla».

Igual comentó el incremento de un 50% del «personal que presta servicios directos en los despachos de los concejales» reduciendo la labor de estos funcionarios en la atención a los ciudadanos».