Las Provincias

Residentes de Ciutat Vella plantan al Ayuntamiento de Valencia en reuniones sobre tráfico

Peatonalización de Ciutat Vella.
Peatonalización de Ciutat Vella. / IRENE MARSILLA
  • La Asociación de Vecinos y comerciantes La Boatella califica los encuentros sobre el futuro de Ciudad de Brujas de «farsa»

Hasta aquí. Varias entidades vecinales de Ciutat Vella se han hartado de los procesos participativos del Ayuntamiento de Valencia y no acudirán a más reuniones de las organizadas por el Consistorio sobre el futuro del entorno de la plaza Ciudad de Brujas o sobre la remodelación de la plaza de la Virgen porque no confían en que sus peticiones vayan a ser atendidas.

Este nuevo conflicto ahonda en la herida ya creada entre vecinos y Consistorio el pasado año cuando la concejalía de Participación Ciudadana recibió duras críticas por parte de varias entidades de toda la ciudad debido a cómo se desarrolló la consulta a los barrios sobre el destino de siete millones del presupuesto municipal.

Ahora, dos de las asociaciones más importantes del centro, La Boatella y la de Ciutat Vella, no se volverán a sentar en el Ayuntamiento. Mientras que la primera, presidida por Joan Sanchis, no acudirá a los encuentros que comenzaron esta misma semana tendentes a modificar todo el entorno de la plaza Ciudad de Brujas por considerar que el proceso es «una farsa», la segunda no se presentará ni en estas reuniones ni en las que comenzaron la pasada semana sobre el futuro de la plaza de la Reina.

Sanchis se mostró dispuesto a denunciar «la ilegalidad de un proyecto que no respete las leyes en vigor y los derechos de vecinos y comerciantes». «En absoluto vamos a permitir una rampa de acceso con su impacto ambiental, ni una autopista en Barón de Carcer que se tiene que peatonalizar, ni aparcamientos rotativos para traer a todos los desaprensivos que vienen a destruir nuestro patrimonio cultural, ni una central de buses en la Plaza de Ciudad de Brujas, ni mucho menos un parque tematico de ocio, bullicio y suciedad como el que nos están imponiendo en nuestro más preciado enclave monumental de La Lonja, El Mercado Central y Los Santos Juanes», aseguró.

Por su parte, Rafael Mampel, presidente de la Asociación de Vecinos de Ciutat Vella y una de las entidades que representa a buena parte de los vecinos que viven en la plaza de la Virgen, aseguró que no acudirán a las reuniones sobre el futuro del céntrico enclave. «¿Para qué? Si ya han demostrado que no nos van a hacer ni caso», se preguntó el dirigente vecinal.

Por su parte, fuentes de la Coordinadora de Entitats de Ciutat Vella confirmaron que por ahora se seguirán reuniendo con el Consistorio, aunque aseguraron que integrantes de la coordinadora ya están estudiando la posibilidad de romper el diálogo con el Consistorio al considerar que sus peticiones no son escuchadas.