Las Provincias

El Mercado Central asegura que existe frustración por la política de movilidad

  • Los vendedores desmienten a Ribó y le recuerdan que hubo más manifestaciones y pancartas con el anterior gobierno

valencia. Los vendedores del Mercado Central realizaron ayer la segunda acción de protesta para demostrar su descontento con las medidas de pacificación del tráfico del Ayuntamiento. Apagaron durante dos minutos las luces de sus paradas, tiempo en el que informaron a los clientes de las protestas.

Si bien algunos vendedores se concentraron en la parte central, la mayoría decidió permanecer en sus puestos, para evitar robos.

El presidente de los vendedores, Francisco Dasí, explicó que mantienen estos parones «porque hay frustración con la política de movilidad. Se ha creado un problema evidente al limitar los accesos». Indicó que «los clientes nos relatan las dificultades de acceso que tienen y tenemos que pelear para conseguirlo».

El alcalde aseguró el martes que los vendedores son libres para hacer protestas, pero al mismo tiempo matizó que se están manifestando más ahora que con el anterior gobierno. Dasí dijo ayer que esto no es cierto. «No es justo lo que dice Ribó porque también nos manifestamos cuando estaba el anterior gobierno, y más veces, ya que hicimos comunicados, pancartas, un desfile con coches y nos concentramos dos veces en la puerta del Ayuntamiento. Han comprado el parking, pero no pueden generar problemas de acceso sin abrirlo primero», dijeron Dasí y el vicepresidente, Vicente Fernández.

Entre los vendedores, ayer había malestar. «Parece que quieren cerrar el mercado. La gente debería de pensar más a quién vota», dijo Esteban Ruiz. «Nos está fastidiando la vida el alcalde porque no hay barriada y si no dejan que llegue el 81 y ponen difícil el acceso, la gente no comprará y se irá a los supermercados. Quieren hacer del mercado un museo», dijo Rosario Rodrigo.

Los vendedores entregaron el martes un listado de peticiones al concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, y aseguran que seguirán con los paros hasta que les hagan caso. «Nos dijo que garantiza la doble dirección desde la plaza de San Agustín y que no empezarán las obras de San Vicente hasta que no acaben primero en San Agustín, pero hasta la próxima semana no contestará sobre cuestiones como la petición de un semáforo en María Cristina. Y no aceptó el regreso de la línea 81», añaden.