Las Provincias

Los jesuitas ceden una alquería junto al Jardin Botánico

valencia. La concejala de Gestión del Patrimonio Municipal, María Oliver, firmó ayer con responsables de la Compañía de Jesús el acta de deslinde y reconocimiento de la propiedad de la alquería y la parcela de la calle Beato Gaspar Bono a favor del Ayuntamiento.

«Hoy es un día histórico para la ciudad porque, después de tres décadas de luchas vecinales y gestiones municipales, ponemos el punto final a un conflicto ciudadano del que ha salido como única ganadora toda la ciudadanía de la ciudad», señaló la edil tras rubricar el último fleco que quedaba del conflicto surgido alrededor de la construcción de un hotel cerca de la alquería.

El Consistorio ya es propietario de un solar de 4.053 metros cuadrados y de la alquería, protegida con el nivel 2 en el Plan General y calificada como Bien de Relevancia Local en el Plan Especial de Protección del entorno del Botánico, ahora en proceso de aprobación.

A partir de ahora abrirá un proceso de debate con la Universitat de València, propietaria del Jardín Botánico, y con los vecinos para «garantizar que el destino final de la propiedad beneficia la calidad de vida del barrio y de la ciudad». Uno de los usos posibles, el que aparece en el plan del Botánico, es el educativo, por lo que probablemente la alquería albergará una escuela infantil.

El colegio de los Jesuitas cedió en 1988 la parcela y la alquería, aunque con «la condición suspensiva» hasta que se formalizara la concesión de licencias urbanísticas del solar, que preveía en aquel momento la construcción de dos torres para uso hotelero.