Las Provincias

Juzgan a una funcionaria de Hacienda por espiar los datos de renta de sus vecinos en Valencia

  • La acusada dice que accedió a información reservada porque se lo pidieron como un favor

Una antigua trabajadora de la Agencia Tributaria en Valencia se enfrenta a tres años y ocho meses de prisión por espiar fiscalmente a sus vecinos y consultar determinados datos de carácter reservado. La acusada fue juzgada ayer en la Audiencia de Valencia. Su estrategia fue negarlo todo. Dijo que no recordaba cuándo accedió a esa información, pero que, en cualquier caso, lo hizo porque sus vecinos se lo pidieron y ella les hizo un favor. Los residentes del inmueble negaron ante el tribunal semejante autorización. Es más, en algún caso, apuntaron la debilidad de esa excusa. Por ejemplo, el supuesto de un economista que reflexionó acerca de para qué iba a necesitar la ayuda de esta persona.

La procesada alardeaba en las juntas de vecinos de disponer de información privilegiada. Por ejemplo, ante la negativa de uno de los residentes a emprender determinadas actuaciones, mostraba su extrañeza debido al nivel de renta que disfrutaba. La Fiscalía sostiene que consultó sin autorización la declaración de la renta de cuatro de sus vecinos de un inmueble ubicado en el distrito de Jesús de Valencia. La procesada empleaba los sistemas informáticos de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT).

El escrito de acusación recoge, además, que la mujer realizó comentarios de forma pública en presencia de los querellantes sobre la información obtenida, «vanagloriándose de haberla conseguido sin su permiso, utilizándola con el objeto de amedrentarles y haciéndoles ver el control que tenía de la situación y el dominio sobre ellos».

Los hechos ocurrieron entre finales de 2012 y principios de 2013. La denuncia de los afectados motivó la puesta en marcha de una investigación por parte de este departamento del Ministerio de Hacienda; proceso que culminó con la apertura de un expediente disciplinario a la acusada por cometer dos faltas graves.