Las Provincias

Los insultos a Cañizares en las fiestas abren una crisis en el gobierno de Gandia

  • El apoyo de un edil del ejecutivo local a la protesta del grupo radical desata las críticas de Ciudadanos, fuerza que permitió la investidura

El respaldo que otorgó el edil Xavi Ròdenas (Més Gandia) al grupo radical que increpó al arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha abierto una fractura en el gobierno de la ciudad (PSPV y Més Gandia). El bipartito cuenta con el apoyo de Ciudadanos, que permitió la investidura y de su edil, Ciro Palmer, que ostenta la delegación de Semana Santa.

Ròdenas estuvo presente este lunes en la concentración que impulsó el colectivo antisistema Arran La Safor, entidad que se define de izquierda independentista y feminista. El edil formó parte del grupo que se reunió el día del patrón de Gandia para protestar contra el cardenal, que visitó la ciudad para oficiar la misa en honor a Sant Francesc de Borja. Los manifestantes esperaron a que finalizara la homilía para sacar sus pancartas y proferir graves insultos al prelado.

Todo esto ha abierto una brecha en el gobierno de Gandia. Por la noche, en la procesión en honor al patrón, varios miembros del gobierno reconocían el malestar que la presencia de Ròdenas en la protesta había creado. Antes de que arrancara la marcha, Ciro Palmer transmitió a la alcaldesa, Diana Motant, su enfado con el gesto del edil de Més Gandia.

Pero las manifestaciones en contra del concejal de Gestión del Territori iban llegando en la mañana de ayer una detrás de otra. El Partido Popular fue uno de los primeros en manifestarse. Los ediles Guillermo Barber y Vicent Gregori lamentaron que el edil de Més Gandia acudiera al acto convocado por Arran La Safor y pidieron la dimisión de Ròdenas.

Algo más que malestar es lo que hay en Ciudadanos. El edil Palmer, que permitió el gobierno de izquierdas en Gandia, dijo ayer estar «muy enfadado». El regidor aseguró que estos hechos hacen que las relaciones entre el bipartito y la formación naranja «pasen por una situación muy delicada».

Ante esta situación el gobierno local no se manifestó de forma oficial, pero si que los partido que lo integran enviaron sendos comunicados. Desde el PSPV no hicieron mención a la presencia de Ròdenas en el acto, pero sí condenaron la actitud de los manifestantes.

Aseguraron que la agrupación «lamenta el episodio ocurrido durante la celebración de la misa en honor al patrón de la ciudad, Sant Francesc de Borja».