Las Provincias

Un hogar para fortalecer los lazos familiares

vídeo

Árbol de Aldeas Infantiles instalado en la sede de Benicalap. :: juanjo monzó

  • El barrio de Benicalap acoge un centro de día que ya atiende a 35 niños de 23 familias en riesgo de exclusión social

  • Aldeas Infantiles abre su primer local en Valencia

valencia. Las emociones tienen colores. Si un día un niño llega triste al nuevo centro de día que Aldeas Infantiles ha abierto en Benicalap pinta una hoja roja, si está más feliz y van mejorando las cosas, las hojas del árbol que preside la sala bautizada con el nombre de 'Crear' son de color verde.

Con estos pequeños gestos los profesionales de Aldeas Infantiles SOS han comenzado a trabajar por primera vez en Valencia. Aunque tenían ya presencia en 20 puntos de la geografía española, ayer inauguraron la primera sede en la Comunitat, situada en la calle Agullent número 1. Se trata de un bajo de 600 metros que ha cedido el Ayuntamiento de Valencia para mejorar la situación vulnerable de niños y familias.

Según explicó ayer Teresa Molina, directora territorial de Aldeas Infantiles en Castilla La Mancha y ahora también en la Comunitat Valenciana, «ya estamos atendiendo a 35 niños y niñas, de 3 a 12 años, y a las 23 familias a las que pertenecen». A nivel nacional, ya dan cobertura a 1.045 niños y 563 familias.

El objetivo de los programas que se desarrollan en este centro de día es fortalecer a las familias en situación de exclusión social con el fin de evitar medidas más severas de protección, como la separación del niño de su familia.

En esta sede se atiende por la mañana a los padres o familiares. Se les capacita en habilidades parentales y se tratan temas como el fortalecimiento de vínculos familiares, la resolución de conflictos y la organización familiar.

Ya por la tarde, se brinda a los pequeños los recursos necesarios para fomentar su desarrollo personal y favorecer su rendimiento escolar.

Se organizan actividades encaminadas a fomentar los hábitos de higiene, alimentación y relaciones sociales. Se trabajan también las emociones de los menores y las inteligencias múltiples.

Como explicó ayer Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS, «cuidar a un niño significa cuidar a su familia». El objetivo es no despegar a los niños de su entorno, sino trabajar con los sentimientos y desde el punto de vista social para fortalecer los lazos. Añadió que la voluntad de Aldeas Infantiles es siempre «trabajar siempre en los entornos en los que hace falta y hacerlo en equipo y de forma multidisciplinar».

El centro cuenta con cuatro aulas; cuatro despachos y dos baños para niños y la misma cantidad para niñas, donde los menores pueden incluso ducharse. En esta sede también hay una sala de uso múltiple; dos almacenes y una cocina, que se utiliza para preparar la merienda a los niños y para organizar talleres de cocina. También hay una lavandería, que sirve para que las familias que no tienen medios en su casa, por la falta de una lavadora o de suministro eléctrico, puedan realizar la colada.

A esta inauguración acudió el alcalde de Valencia, Joan Ribó, quien recordó que en esta ciudad «una de cada cinco familias está por debajo del umbral de la pobreza». Apuntó que aunque es un firme defensor de lo público, «también apostamos por la colaboración público-privada, como en este caso en el que cedemos la sede y empresas privadas han hecho aportaciones». Preguntado por si un centro similar podría instalarse en el Cabanyal, dijo que «se puede hacer y se está trabajando», aunque recordó que el colegio Santiago Apóstol «está haciendo una buena labor en este barrio y Bienestar Social está haciendo cosas».