Las Provincias

La intervención de Hacienda en las discotecas no impide su apertura

Clientes, este fin de semana, en una de las dos discotecas investigadas. :: toni blasco
Clientes, este fin de semana, en una de las dos discotecas investigadas. :: toni blasco
  • Los socios del grupo empresarial contactan con la Agencia Tributaria para intentar saldar la deuda esta semana

La inspección y precinto por parte de la Agencia Tributaria de dos discotecas de Valencia no suponía la clausura del local, por lo que la apertura de los establecimientos en la noche del sábado al domingo, tras el registro llevado a cabo la madrugada anterior, no va en contra de la ley. Los precintos llevados a cabo por Hacienda, en compañía de la Policía Nacional, se produjeron sobre equipos de música, varios frigoríficos, infinidad de bebidas alcohólicas, estanterías con las botellas y hasta cajas registradoras. Eso sí: lo que sería un delito es la ruptura de los precintos para reabrir los locales, como se le comunicó a los responsables de las discotecas. LAS PROVINCIAS contactó ayer con uno de los socios del grupo Las Ánimas para preguntar por este extremo, aunque no quiso explicar cómo se produjo la reapertura de los locales. El día anterior sí aseguraron que se hizo «conforme a ley».

La única manera posible de proceder a la apertura de puertas es instalando otro sistema de música y llevando a los locales nuevas bebidas alcohólicas y no empleando las cajas registradoras precintadas.

Tal y como ha podido saber este periódico, los responsables del grupo empresarial ya habrían contactado con la Agencia Tributaria para saldar esta misma semana parte de la deuda tributaria existente con Hacienda. El objetivo de las bebidas y bienes precintados, así como de la recaudación de varios miles de euros intervenida en una de las discotecas, sería cubrir parte de esa cantidad impagada al fisco en caso de que no se produjera el abono por parte de la firma empresarial de la noche valenciana.

Unos 15 funcionarios de la Agencia Tributaria y cerca de una veintena de policías nacionales registraron las dos discotecas en la madrugada del viernes al sábado. Los agentes desalojaron a los clientes. Los funcionarios advirtieron a los encargados de los establecimientos de que no podían utilizar los efectos intervenidos, pero no precintaron los locales. A la noche siguiente, las dos discotecas estaban otra vez activas. Alrededor de las cuatro y media de la madrugada, Indiana registraba prácticamente el aforo completo con multitud de jóvenes, en su mayoría estudiantes, que se divertían al son de la música. Este local abrió sus puertas a la una de la madrugada.

Ánimas Room, situada en el número 4 de la calle Taquígrafo Martí, junto a la Gran Vía Marqués del Turia, abría sus puertas a la 1.30 horas de la madrugada del sábado al domingo. El aforo de esta discoteca es menor que el de Indiana, pero a las cinco de la madrugada había gran cantidad de jóvenes que apuraban sus consumiciones tras pagar 10 euros para entrar.

En 2012, agentes de la Agencia Tributaria ya registraron el pub Las Ánimas en la calle Pizarro e intervinieron también la recaudación de un viernes por la noche. LAS PROVINCIAS contactó ayer con un responsable del grupo empresarial, pero no quiso hacer ninguna matización ni comentario sobre la intervención en sus locales.