Las Provincias

Una veintena de sociedades investigadas en la Comunitat

La Agencia Tributaria realizó este verano la mayor operación contra el fraude fiscal y la economía sumergida de las sociedades que explotan el ocio nocturno en España. En la macrooperación, denominada Chopin, se registraron 87 discotecas en once autonomías, entre ellas la Comunitat Valenciana con 20 locales. En conjunto, las sociedades inspeccionadas por Hacienda representan más del 20% de la facturación del sector del ocio nocturno español. En la operación, que tuvo lugar los días 7 y 8 de julio, participaron más de 500 funcionarios de la Agencia Tributaria con el apoyo de agentes de la Policía Nacional.

Una investigación previa había detectado irregularidades en la contabilidad de las 110 sociedades propietarias de los locales. El valor de los cobros con tarjeta era muy alto (más del 76% de lo declarado en algunos casos), lo que llamó la atención de Hacienda al ser un sector donde se suele pagar en efectivo.

El análisis del aforo de los locales y el precio de las entradas llevó también a confirmar serias inconsistencias entre la actividad real y la declarada por las sociedades investigadas. Las discotecas tenían extendido un gran circuito en paralelo de cobros de dinero en negro. Algunas de las prácticas que realizaban para defraudar eran, por ejemplo, la venta mediante diversos medios no regulables de tiquets para consumiciones, que luego quedaban sin contabilizar.

Los registros fueron de carácter administrativo, por lo que no hubo detenciones, aunque se investigó a 14 empresarios. La operación coincidió con el inicio de la temporada alta de las discotecas en las principales zonas costeras.