Las Provincias

Ribó admite que hubo una crisis en el gobierno pero da el debate «por zanjado»

El alcalde Joan Ribó aseguró ayer que el acuerdo del gobierno municipal de otorgar una serie de subvenciones a locales comerciales de hasta 350.000 euros de valor catastral «resuelve el posible conflicto que hubiera podido haber» en torno a la subida del Impuesto de Bienes Inmuebles.

Ribó dio por acabada la crisis con el sector de los comerciantes y entre los propios socios de gobierno, dado que el grupo socialista votó en la junta a favor de un aumento del valor catastral para que hubiera menos comercios afectados por el incremento. «Ese tema está cerrado y ese papel está hecho mano a mano entre los tres partidos que trabajamos en el gobierno», aseguró tras un acto de cesión de cuadros por parte de la Academia de Bellas Artes al Ayuntamiento.

El primer edil consideró que, «evidentemente, sí que hubo crisis, o más bien diferencia de opiniones» en el equipo municipal a causa de mantener la subida de este impuesto, si bien ahora «todos están de acuerdo con ese papel», en referencia al acuerdo que se impuso en el pleno por unanimidad.

«Nosotros lo votamos, y nos alegramos mucho de que también estuviera de acuerdo la oposición», afirmó Ribó sobre los grupos municipales del PP y Ciudadanos, que también votaron a favor de la medida, aunque, ha recordado «no era eso lo que planteaban».

Asimismo, el primer edil se mostró «satisfecho» de que a su juicio también el comercio esté «contento», y aseguró que «lo que entendemos por comercio sabe que nosotros vamos a ayudarlos».

«Fue una diferencia de opiniones que se ha arreglado cuando encontramos un punto medio, que era ese acuerdo», manifestó, para precisar que se trató de un texto «debatido antes a nivel de portavoces, como se debaten todos».

«Está perfectamente escrito», dijo respecto al acuerdo plenario, al tiempo que subrayó que el texto de esa propuesta «está hecho mano a mano entre los tres partidos que trabajan en el equipo» del gobierno local que él preside. La alternativa hizo decaer las dos mociones que pedían una rebaja del IBI.