Las Provincias

Las ocupaciones ilegales del Cabanyal obligan a Ribó a reunirse con los vecinos

Las ocupaciones ilegales del Cabanyal obligan a Ribó a reunirse con los vecinos
/ I. Marsilla
  • El alcalde dice, tras la avalancha de quejas, que intentará atajar los pisos patera y problemas de convivencia con la Policía y los Servicios Sociales

La paciencia de los vecinos del Cabanyal se acaba. No sólo llevan tiempo denunciando la lentitud burocrática con la que se está gestionando la esperada rehabilitación, sino que además, critican que el Ayuntamiento no está poniendo remedio a los problemas de convivencia que se registran diariamente, con ruido nocturno, peleas en la calle e incumplimiento de las normas por parte de la población que ocupa las casas más degradadas.

Hace unos días la plataforma Salvem el Cabanyal iniciaba una campaña para exigir que la normalidad vuelva al barrio y en muchos balcones de las casas se exige con pancartas respeto y silencio en la calle.

La reivindicación ya ha llegado al Consistorio y, de hecho, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, aseguró ayer que va a sentarse a hablar con asociaciones y con Salvem el Cabanyal para estudiar el problema.

La reunión será previsiblemente el martes 11 de octubre, justo el día después del acto protocolario de la llamada del alcalde a las falleras mayores de Valencia de 2017.

Joan Ribó indicó ayer que son sensibles a la situación. Y argumentó que «somos conscientes de que los temas urbanísticos y la rehabilitación del barrio están encaminados. Están encarrillados, que no quiere decir que estén en marcha, pero prácticamente».

Apuntó que precisamente ayer en la junta de gobierno se aprobaba dedicar 1,4 millones de euros para la rehabilitación de viviendas del Cabanyal de propiedad municipal.

A la pregunta de qué van a hacer para atajar los pisos patera, con casos como las 104 personas empadronadas en cuatro viviendas y que está generando conflictos sociales y ruido, tal como denunció LAS PROVINCIAS, admitió que «ahora hemos de trabajar efectivamente en los temas de convivencia».

Ribó añadió que este trabajo transversal «implica muchas cosas. Implica trabajar en temas de Servicios Sociales, de Seguridad y, sobre todo, implica respeto a la normativa».

Al mismo tiempo, el alcalde recordó que estos problemas de convivencia no han surgido ahora y echó la vista atrás para señalar al anterior gobierno. «Tras 25 años de degradación, no se puede arreglar todo de golpe». Se mostró optimista al decir que «dentro de pocos años se verá que la situación ha cambiado».

Desde Salvem el Cabanyal explicaron ayer que habían solicitado la reunión «porque queremos que la normalidad vuelva al barrio». Según detallaron, los vecinos de toda la vida que están en la zona más degradada «están teniendo un padecimiento enorme» derivado del incumplimiento de las normas de determinado sector de la población.

Recordaron que son un barrio más de Valencia «y queremos que se garantice la convivencia. Vemos que el tiempo va pasando y necesitamos expresar los problemas que hay».

Desde Salvem añadieron que acuden a esta reunión para averiguar «qué medidas de carácter social van a poner en marcha para que no existan estos problemas». Y añadieron que lo importante es «garantizar la convivencia y el descanso de las personas porque están sometidas a estrés y degradación». Y es que por las noches no pueden dormir «porque se ponen a jugar al fútbol hasta la madrugada, tocan música y hay gallos en la calle». Argumentan que los vecinos piden presencia de la Policía «y al final los agentes van a casa de los que llaman por teléfono y quedan al descubierto». Explican que lo que piden es que «funcionen los servicios de la administración para garantizarnos el descanso y la convivencia».