Las Provincias

Los comerciantes cuestionan las ayudas y mantienen la petición de bajada del IBI

Plaza del Ayuntamiento, una de las zonas afectadas por la subida. :: sandra donat
Plaza del Ayuntamiento, una de las zonas afectadas por la subida. :: sandra donat
  • La asociación pide una reunión al tripartito para conocer los criterios de las subvenciones y dice que se ha hecho «difícil lo fácil» con el sector

Prudencia y escepticismo a partes iguales dominaron ayer la reacción de la Confederación de Empresarios del Comercio (Cecoval) un día después de que el pleno del Ayuntamiento rechazara una rebaja en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y aprobara a cambio unas subvenciones aún por determinar en su cuantía y que estarán dirigidas principalmente a tiendas cuya «titularidad corresponda bien a autónomos, a microempresas o pequeñas empresas», se indica en la alternativa presentada por el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, aprobada por unanimidad.

«Han hecho difícil lo fácil», resumió la presidenta de Cecoval, Isabel Cosme, lo ocurrido en el hemiciclo, donde los dos grupos de la oposición, Partido Popular y Ciudadanos, llevaron sendas mociones para rebajar el próximo año la subida del IBI a parte de los 1.409 comercios afectados por el incremento del tipo de gravamen, que este ejercicio ha pasado del 0,806 al 1,10. Cuestionó la utilidad de las subvenciones, así como su gestión, para defender que habría «sido más sencillo una rebaja en la subida del IBI, y si sólo quería beneficiar a pequeñas empresas, el listado de las afectadas se puede hacer enseguida».

Cosme adelantó que pedirán una reunión con el gobierno municipal para conocer detalles de esas subvenciones. «Lo interesante es que fuera una bonificación a pequeñas empresas, de manera directa y sin más papeleo que confirmar que el comercio tiene esa calificación», dijo. Pero lo que aprobó el pleno es una línea de ayudas para pedir seguramente cada año, justificando los motivos y con una tramitación larga. El éxito dependerá en buena parte del presupuesto que destine el Consistorio, dado que si la subvención es escasa, entonces habrá casos donde ni siquiera se presente la documentación.

Aún así, la dirigente del sector consideró que esta «todo por ver, ya veremos a qué se ayuda, cómo y cuándo». Aprovechó para destacar que la insistencia y las reuniones mantenidas con las formaciones municipales han servido para que la reivindicación «siga viva».

Los comerciantes piden una rebaja en la subida del IBI, que en total afectan a 5.000 negocios de todo tipo. El Ayuntamiento ha ingresado este año 10,7 millones de euros por este incremento y la misma previsión se produce para el ejercicio de 2017, donde el aumento de las inspecciones y el control del fraude permitirá subir la cifra hasta los 14 millones de euros.

Una vez que se publique en el Boletín Oficial de la Provincia, las ordenanzas fiscales entrarán en periodo de alegaciones. Cosme no precisó si presentarán para pedir de nuevo la rebaja, dado que el pasado año lo intentó la asociación de comerciantes del centro y el Ensanche, siendo denegadas por el gobierno municipal, igual que pasó con otras.

Representantes de varias asociaciones se reunieron ayer mismo para tratar este asunto y los próximos pasos a dar. «Hemos conseguido que alguien nos escuche», dijo en referencia al debate abierto, aunque se haya cerrado de momento para el gobierno municipal.

La moción habla también de crear un programa de turismo de shopping, con la participación de varias asociaciones, que mejore la oferta comercial para los turistas. De estas cuestiones se quiere tratar también con el Consistorio. Además, hay un compromiso de incrementar las partidas específicas para la promoción del comercio.

Vilar aseguró en el pleno que el último año de gobierno del PP había una partida para este cometido de 400.000 euros, mientras que este año supera con holgura el millón de euros y el próximo ejercicio habrá un nuevo incremento.

Pese a esa circunstancia, Cosme subrayó que «no estamos contentos con salvar a cuatro comercios, debemos pensar en toda la ciudad», para incidir en que las subvenciones aprobadas en el pleno deben transformarse en unas bonificaciones automáticas. Cecoval se reunió con todos los grupos municipales y logró el compromiso del PSPV de modificar la subida, aunque después se transformó en unas ayudas al sector aún por desarrollar.